Translate

viernes, 27 de enero de 2017

¿ES UN FRAUDE EL RECORD "HISTÓRICO" DE TEMPERATURA?

La llamada "pausa" se ha transformado por arte de magia en un vertiginoso ascenso




Evolución de la temperatura de la atmósfera a nivel del suelo según la NASA

     Los medios amplifican la gran noticia esperada por todos aquellos que viven directa o indirectamente de la teoría del cambio climático: las temperaturas se disparan y se bate tres años consecutivos el record "histórico" de temperaturas y los hasta ahora errados pronósticos de los modelos climáticos parecen cobrar sentido. Pero ninguno pone en duda ni tan siquiera una coma de una información tan gráfica. Vamos a intentar desvelar de que se trata todo esto.

      Los sucesivos informes del Panel Intergubernamental del Cambio Climático analizan prolijamente todo un inmenso batiburrillo de información aportada por toda la investigación climática del planeta. Abarcan miles de páginas y tras su lectura (al menos de algunas partes) sería imposible en realidad extraer una conclusión terminante. La variable más fácil de seguir y de ilustrar para el general conocimiento es el de la temperatura de la atmósfera pegada al suelo. Los gráficos de la misma forman ya parte del bagaje común de la persona medianamente informada, y dada su procedencia no es puesta en duda (en público), salvo por algunos especialistas. ¿Realmente esa información es exacta?
 
      Hay tres instituciones que hacen el seguimiento climático avaladas oficialmente por el IPCC: GISS de la NASA, la NOAA, organismo oficial meteorológico de los Estados Unidos y el Centro Hadley dependiente de la MetOffice del Reino Unido. Se supone que estos tres organismos centralizan la entrada de información de las estaciones de observación de temperatura a nivel del suelo, y durante los últimos años la de la temperatura de la superficie del mar que combinan con la anterior para el resultado final. Por cierto, que este último truco les ha servido para incrementar el aumento de esa temperatura durante un episodio de El Niño, como he comentado en artículos anteriores.
 
     Los datos deberían abarcar información de todo el Mundo desde 1880 y además con cierta garantía de fiabilidad y precisión (décimas o incluso ¡centésimas! de grado). ¿Es eso realista? En absoluto. En la inmensa mayor parte del planeta las observaciones científicas sistemáticas sólo han sido posibles, de haberlas, en las últimas décadas. Los gráficos siguientes son bien explicativos. El primer nos indica las longitudes temporales de las series de las temperaturas en zonas terrestres:
 
     La mayor parte de las estaciones no tienen, como se ve, más de 60 años de vida.
 
     En cuanto al número de estaciones, se alcanzó un máximo en los años 60 del pasado siglo, sufriendo un gran descenso a partir de los años 90. La desaparición de la URSS produjo el abandono de muchas estaciones norteñas que, según algunos, ha influido en la subida de las medias ponderadas de las temperaturas de esas zonas.
 
 
     En cuanto a la cobertura (zonas localizadas en un entorno de 1200 km), hay al menos un 20% de la superficie terrestre no cubierto por esas estaciones.
 
 
     Respecto a la calidad de la observación, las estaciones deben estar bien situadas y los aparatos de medida calibrados. Las condiciones deben estar estandarizadas en todos los casos para que las medidas sean razonablemente homogéneas. Esto no ocurre en muchos casos. Como ejemplo, véase la foto comparativa de dos estaciones oficiales de Estados Unidos, la primera colocada en un lugar apropiada y la segunda en un entorno "hostil" a la medida correcta de la temperatura.
 
 
 
https://climateaudit.org/page/180/?pa

     Otro efecto reconocido por la literatura científica, pero no por el IPCC es el de la isla térmica urbana. Desde hace años se conoce que las temperaturas dentro de las ciudades son superiores a los del campo circundante. El ascenso depende del tamaño de la ciudad y de la distribución del cemento y asfalto, y también de la distribución horizontal y  vertical de las construcciones. Este efecto se denomina isla urbana de calor y puede afectar a la temperatura del aire en varios grados.


Diferencia de temperatura entre zonas urbanas y no urbanas
 
 
     ¿Como ha evolucionado este efecto a lo largo de este siglo y pico en el que parece haber una subida de temperatura a nivel planetario?. Es evidente que es precisamente durante los últimos 100 años al menos, que se ha producido un espectacular crecimiento de las ciudades en tamaño además de utilizar materiales como el cemento y asfalto que recubren toda la superficie absorbiendo la radiación solar e impidiendo la evapotranspiración. Capítulo aparte merecen otros elementos generadores de calor como los automóviles o los motores de los aires acondicionados.

   Los escasos observatorios meteorológicos existentes hace 100 años estaban en lo que entonces eran el centro de las ciudades en muchos casos, quedando rodeados posteriormente por un enorme círculo de construcciones. El efecto es mayor en verano que en invierno. Se produce durante el día cuando las superficies asfaltadas y las construcciones en general absorben la luz solar. Actúan como un acumulador de calor, que emiten lentamente durante la noche. El efecto es también más importante en ciudades muy densas como ocurre en España.

Ejemplo de isla urbana de calor en Madrid

     Esta influencia urbana se puede cuantificar para cada caso y desde luego el número de estaciones que carecen absolutamente de ese efecto es minoritario. Además la inmensa mayor parte de los países del Mundo (incluido España) no se han preocupado demasiado en evitar que las observaciones no tengan este tipo de "contaminación".


Diferencia entre las temperaturas medidas según haya mayor o menos abundancia de terreno construido asfaltado
    El científico japonés Oke cuantificó el efecto isla urbana de calor en función de del número de habitantes de una ciudad o pueblo:
     
     
     
     
        No obstante el IPCC sólo reconoce que un 10% de la tendencia ascendente de la temperatura sea por el efecto isla urbana de calor.



      Además en muchos casos los datos brutos de las estaciones son sometidos a distintos "tratamientos" correctivos. En muchos casos se detectaron en los años 30 y 40 del pasado siglo períodos cálidos como el actual que desaparecen tras la corrección.

Datos de temperatura media de Rejkavik medidos por la estación del IMO (azul) y el ajuste del GISS de la NASA
 
     De forma que en las distintas versiones de la famosa gráfica, esta va adquiriendo la adecuada forma de subida constante y permanente de la temperatura:



     En la página web https://realclimatescience.com/page/7/   Steve Goddard (Tony Heller) le gusta jugar con las distintas versiones de las series de temperatura. En este caso he puesto las de Estados Unidos:


 

 
    En cualquier caso, si hacemos caso a los medios de comunicación el problema es completamente distinto:
 

    

  
    Literalmente se afirma que hay miedo a una purga de los informes la NASA y la NOAA por parte del presidente Trump, y que se ha pasado a la acción para proteger, duplicar y salvar la evidencia del calentamiento global (sic). En cualquier caso el precio de la luz sigue subiendo en España como consecuencia de las políticas de Cambio Climático.
 
 

1 comentario:

  1. La diferencia de temperatura también es significativa en los pequeños pueblos y en campo abierto. Las estaciones meteorológicas deben de situarse lejos
    de zonas de interferencia y libres de obstáculos.

    ResponderEliminar