Translate

domingo, 4 de febrero de 2018

PROSIGUE EL ENFRIAMIENTO OCEÁNICO


El enfriamiento general de los océanos y atmósfera va a caballo del enfriamiento en los trópicos


   Tras el potente episodio de El Niño 2015/2016 que causó el repunte de las temperaturas mundiales, y después de un período transitorio de avances y retrocesos, las temperaturas en la zona clave del Pacífico han dado una paso hacia una situación fría de La Niña que, aunque definida aún como débil, ya deja su impronta en una bajada general de las temperaturas oceánicas como se ve en el gráfico de
https://www.tropicaltidbits.com/analysis/ocean/





La situación actual en la zona tropical la he recuadrado en rojo en el gráfico de la NOAA.

http://www.ospo.noaa.gov/Products/ocean/sst/anomaly/



    Salvo la zona de Indonesia que siempre se mantiene con temperaturas cálidas, los mares con anomalías frías en los trópicos predominan, extiéndose ahora al Atlántico:





    Teniendo en cuenta que los mares ocupan el 70% del planeta y que la temperatura del agua del mar, especialmente la de los trópicos, acaba influenciando la temperatura atmosférica mundial, es evidente el interés que despierta en el mundo de la Climatología las idas y venidas de esa variable cuyas vicisitudes tienen más que ver con la propia variabilidad del clima terrestre que con cualquier otra elucubración.

   Por todo esto parece haber cierta esperanza en la vuelta al menos de un episodio tropical neutral para que el alarmismo climático que hemos disfrutado durante dos años no se venga abajo. Como ejemplo hasta el principio del otoño pasado se negaban los pronósticos de un episodio frío, aunque hubiera modelos que si lo planteaban. 

   La NOAA insiste ahora en un fin próximo (en primavera) para éste. Como se ve, los mismos modelos que erraron hace unos meses se dan como válidos:




   Mientras que los que si acertaron entonces ahora siguen insistiendo en un episodio frío, aunque débil, pero es muy significativo. Hay que volver a recordar la dificultad de los pronósticos pero sin caer en ningún tipo de sesgo voluntarista. Por cierto los episodios fríos en los veranos boreales tienden a generar veranos más frescos.

 


viernes, 19 de enero de 2018

¿PODEMOS MEDIR REALMENTE LA TEMPERATURA DEL PLANETA?


Los anuncios alarmistas de récords mundiales de calor esconden en su letra pequeña grandes carencias en las observaciones utilizadas



    En una nueva muestra de desinformación la OMM afirma que estos tres últimos años seguidos han marcado temperaturas récord desde el siglo XIX en la superficie del planeta, y que inequívocamente atribuyen al efecto de la contaminación humana. El abrumador mapa de abajo está hecho con calores deliberadamente cálidos. Imagino que la mayoría de los receptores de la noticia solo retendrán en su memoria el impacto colorido de la misma. 

    Pero la lectura detallada de la explicación del mismo refleja interesantes matices y verdades a medias con las que las mentes excépticas saben que se construyen las mentiras. Empecemos con el mapa basado en observaciones en superficie terrestre y oceánica con el que se afirma 2017 como uno de los tres más calurosos de la "Historia".





     Se habla de era preindustrial sin aclarar que muy pocos países tenían hasta  hace unas décadas observatorios meteorológicos propiamente dichos. En cuanto a los datos, incluso de los del presente, cabe dudar de su calidad como ya he hablado (y hablaré) en algún artículo anterior. 

   Es decir, aparte de los errores de observación, mala y/o cambiante instrumentación, efectos de la urbanización, etc... hay que tener muy presente las carencias en la propia distribución de la observación. Como se ve abajo las estaciones en tierra, los típicos observatorios, eran bastante escasas hasta hace 60 o 70 años, tiempo insuficiente en sí para tener en cuenta cualquier variación. Por cierto, como se ve en el de la derecha el número total de observatorios disminuye drásticamente desde los años 60 del pasado siglo.




    La OMM aclara en su informe que los datos usados para esta conclusión está basado en los archivos de todo el mundo acumulados por tres instituciones, NOAA, NASA y MetOffice/Hadley Centre. El tuneo de todo ese batiburrillo de datos dudosos e insuficientes se combinan con modelos para producir un completo reanálisis de la atmósfera. La OMM presume literalmente de que 

"La combinación de observaciones con modelos hace posible estimar las temperaturas en cualquier lugar del globo y en cualquier momento, incluos en áreas con datos escasos como las regiones polares".

   Es decir que si vamos a la fuente de los datos nos encontramos con el siguiente mapa que es bien expresivo de las carencias. Representa las anomalías de temperatura para el pasado diciembre de los datos basados en estaciones terrestres. En gris las zonas sin datos. No merece más comentarios.







    En cuanto a las observaciones de los océanos, que cubren el 70 por ciento del planeta, el resultado no es mucho mejor:



    Además se apoya el alarmismo en que el 2017 fue el año más cálido sin fase cálida de El Niño, que es sabido hace aumentar la temperatura de la atmósfera, aunque matiza que al principio y al final del año.

.


     En realidad, durante buena parte del año predominó una situación que aunque no se puede calificar como El Niño intenso si fue de temperaturas por encima de lo normal en la zona tropical del Pacífico, como se ve abajo. Es sabido que las sucesivas fases frías cálidas o frías tardan meses en ejercer su influencia correspondiente en el planeta. La fase fría que comenzó al final del 2017 nos afectará este año 2018, más o menos según su intensidad. 




    Recordemos que hasta el comienzo de El Niño 2015 se hablaba de “La Pausa” período sin incremento de temperatura que ha sido borrado de los registros tras el tuneo correspondiente. La sucesión de fases frías más extendidas en el tiempo y más enérgicas han dominado todos esos años sobre las cálidas. Observemos las sucesivas anomalías del fenómeno:



  Y comparémoslas con las temperaturas registradas por los satélites de la baja troposfera desde 1979. Las anomalías están en décimas de grado centígrado (a la izda). Los picos de los más recientes El Niño (fase cálida) son evidente. Las fases frías tienden a confundirse algo más  en el registro. Difícil de atribuir al presunto calentamiento global de origen humano. Según la Universidad de Alabama (azul) o RSS (Remote Sensing Systems, en verde) el 2017 sería el tercero o cuarto año más cálido.


   Para terminar, el informe pretende atribuir fenómenos extremos por el calentamiento global en todo el mundo. Se apoya en una falacia fácilmente desmentible: el aumento de los gastos de las compañías de seguros. Se omiten que la relación de gastos por desastre tiene más que ver con que los activos cada año son mas valiosos y se aseguran más. Todo vale.



domingo, 7 de enero de 2018

NO HAY MENOS NIEVE QUE EN 1980

La histeria alarmista no impide que los números de la observación no señalen ninguna tendencia desde 1980


     Durante el mes de diciembre el total de superficie cubierta de nieve media en millones de kilómetros cuadrados en todo el  hemisferio norte se ha comportado moderadamente y ha dado un valor de 43,6, ligeramente superior a la media desde que se mide en 1966, que es 43,7. En cualquier caso se mantiene en la tónica y tendencia ascendente en estos 52 años, como se ve en la gráfica.



     Los datos de la agencia oficial meteorológica norteamericana NOAA están procesados por la Universidad Rutgers y las anomalías de diciembre que ellos representan están referidas al treintenio 1980-2010, de forma que la anomalía de este mes es ligeramente negativa:


    Y en cuanto al balance total anual tenemos un valor para el recién pasado año 2017 de 25,8 millones de km2, por encima de la media desde 1972 que es de 25,1. Tenemos datos completos anuales desde 1972 cuando el despliegue de satélites empezaba a ser suficiente.



   Los fríos años setenta y principio de los ochenta tienen su representación en más extensión de nieve seguida de un rápido declinar y posterior recuperación que desmiente cualquier cambio drástico. Yendo a los números no hay tendencia desde 1980 como se ve en el gráfico de abajo.




    Ya he comentado en anteriores artículos que tan solo durante los meses de primavera se ha observado este último medio siglo un decrecimiento de la extensión nevada. 52 años no parece una longitud temporal suficiente para atestiguar todas las posibles variaciones naturales del clima pero desde luego estas conclusiones no sirven para falsar la teoría del cambio climático. 

    Se debería observar una clara tendencia hacia menos extensión nevada para poder sostener científicamente la teoría de cambio climático antropogénico, sobre todo en sus conclusiones más extremas. El escamoteo del Método Científico es una constante en este tema dominado por las consignas del activismo políticoecologista y los turbios manejos de los lobys mediáticos, políticos y económicos.


martes, 2 de enero de 2018

TODO LO QUE NO TE CUENTAN SOBRE "LA NIÑA"

Las oscilaciones naturales cálidas son "cambio climático" pero las frías ponen nerviosos a los activistas


     Tras el fuerte episodio de El Niño de 2015/2016, la temperatura del agua del mar en el Pacífico tropical ha tendido a buscar, como es de rigor en un fenómeno oscilatorio, las anomalías frías como ocurrió en otros episodios cálidos semejantes. 

   Después del amago de hace un año los expertos aceptan a regañadientes la evolución dentro de lo que todavía se considera un La Niña débil. La razón de esta resistencia solo puede ser que la situación cálida favorecía mucho la influencia de esta eventualidad meteorológica en el supuesto aumento antropogénico de las temperaturas mundiales, hecho que se oculta o se intenta ocultar a la opinión pública. Puro activismo político/científico/mediático.

    Como se ve en la imagen de la NOAA que representa las anomalías de temperatura del agua del mar las zonas azules del Pacífico reflejan la situación a fecha del 28 del mes pasado. El fenómeno es coherente con la aceleración en el Pacífico (y en realidad en casi todas las zonas tropicales y subtropicales) de los vientos alisios cuya acción sobre el mar producen un descenso de temperatura. 





    Este fenómeno que se monitoriza desde hace décadas es relativamente bien conocido y como se puede ver las coincidencias de las anomalías de temperatura en cada caso son, aunque no exactas, si evidentes. Por ejemplo los anteriores fenómenos de La Niña, el moderado de 2008 y el fuerte de 1999 tiene su reflejo en las anomalías:


Así en 1999:


Y en 2008:


    Lo que también se conoce, pero de lo que no se suele hablar por razones obvias, es la repercusión en el Clima mundial de este calentamiento/enfriamiento casi generalizado de las zonas tropicales que ocupan la mitad de la superficie del globo y que además están ocupadas en su inmensa mayor parte por océanos. En lo que respecta al Pacífico podemos hacer un sencillo experimento con Google Earth centrando la pelotita mundial y veremos que ese Océano ocupa casi la mitad del planeta:



     El primer cambio de la circulación atmosférica implicado es el propio del Pacífico Ecuatorial. De la NOAA tomo el gráfico tan visual de abajo. El reforzamiento anticiclónico favorece la surgencia de aguas más frías en el Pacífico Oriental y el calentamiento/inestabilidad con bajas presiones asociadas del Occidental. Esta circunstancia perturba toda la circulación atmosférica en principio de toda la cuenca del Pacífico.




      Sin entrar en otros detalles, la fase fría del fenómeno como es el caso favorece la formación o el reforzamiento de las altas presiones al oeste de la masa continental norteamericana. Este hecho bien conocido, genera en invierno un pasillo de entrada de la masa de aire polar continental de Canadá hacia los Estados Unidos.
    La estadística construida sobre los eventos que se han podido estudiar desde hace décadas informa claramente sobre la consecuencias en forma de nieve y temperaturas bajas invernales en los Estados Unidos y que sufren o disfrutan estos días.






Las temperaturas hoy 2 de enero en Estados Unidos

La repercusión del enfriamiento se nota en la evolución de la temperatura del agua del mar no solo en el Pacífico sino también a nivel mundial:



     En cualquier caso es bien conocido que la temperatura global atmosférica se mueve de acuerdo con las oscilaciones de este fenómeno. Tenemos datos tomados desde 1979 por medio de satélite que nos dan un cuadro objetivo de la evolución desde entonces de las temperaturas de la atmósfera. 

     He resaltado en rojo los principales eventos cálidos de El Niño y, como se ve, todos ellos tienen un reverso frío como este en el que estamos o empezamos a estar a día de hoy. La tendencia ascendente a largo plazo puede ser mera variabilidad o el famoso efecto antropogénico, en realidad nadie lo puede afirmar con rotundidad. 


     En resumidas cuentas se oculta o intenta ocultar a la opinión pública el importante papel que juega en las evoluciones climáticas e incluso en los episodios meteorológicos aislados la propia variabilidad de compleja máquina atmosférica. La posible coincidencia de un mínimo solar (del que hablaré en otro momento) con la oscilación fría de La Niña parece poner nerviosos a los activistas del Clima que se han apresurado a afirmar que el frío extremo es también consecuencia del calentamiento global. Business are business.

FUENTES
https://www.tropicaltidbits.com/analysis/ocean/
http://www.dmi.dk/en/groenland/vejret/byvejr/
http://origin.cpc.ncep.noaa.gov/products/analysis_monitoring/ensostuff/ONI_v5.php
http://www.ospo.noaa.gov/Products/ocean/sst/anomaly/
https://www.ncdc.noaa.gov/temp-and-precip/msu/

domingo, 17 de diciembre de 2017

PODEMOS PROPONE ACABAR CON LOS PRIMOS DE RAJOY

La próxima Ley de cambio climático, dirigista y totalitaria, está inspirada por activistas y empresas lobystas medioambientales


















    Para los desinformados, nuestro Parlamento prepara para el principio del año 2018 una llamada ley de cambio climático que el propio partido neocomunista Podemos califica de "histórica". Hoy en día todo parece ser histórico con minúsculas. Por si no ha quedado claro Iglesias afirma literalmente que:
"Queremos hacer una ley, pero no de partidos, ni de técnicos, sino debatida por los colectivos de la sociedad civil"

    Es decir no se oculta que serán los activistas y lobystas los que dan aliento a una ley que promete medidas contundentes contra los disidentes y que literalmente cambiará el modelo económico hacia uno dirigista proponiendo eufemismos como "nuevo modelo de productividad", "nuevo modelo de país" o "transición energética, de economía circular o justicia climática".

    Pero es evidente que lo que afirma el líder de Podemos sería difícilmente alcanzable si no fuera porque el resto del arco parlamentario respira en una dirección parecida aunque sus objetivos sean mucho más afines a la ortodoxia mundialista de la ONU y la CE. 

    Pues bien, existe en el Congreso una comisión con el pomposo nombre de "Comisión para el estudio del Cambio Climático". Parece de sentido común que ese "modesto" objetivo científico estuviera reservado a, o protagonizado por, organismos más propios como la Agencia Estatal de Meteorología, CLIVAR o Departamentos universitarios especializados en general, sin descartar las Asociaciones profesionales de Meteorología o Climatología. 

    Resulta, como vamos a ver, que entre los comparecientes que informan en las sesiones de esta magna Comisión está repleta de nombres que tienen más en común con sus intereses personales o con los del propio activismo que profesan. Haré un repaso de todos ellos.


MARÍA JOSÉ SANZ SÁNCHEZ, directora científica de BC3. BC3 es Basque Centre for Climate Change. En su página web se deduce que está sostenida (y financiada) por el Gobierno vasco, la Universidad del País Vasco y una Fundación llamada ikerbasque (Basque foundation for Science). Un mundo circular automantenido por los fondos públicos pero eso sí, muy sostenible.

ASUNCIÓN HIGUERAS, responsable de programas para clima y energía de World Wildlife Fund (WWF), conocida Organización ecologista de vocación mundialista y de activismo político.

ANDALUZ PRIETO, responsable de cambio climático de Ecologistas en Acción, para informar sobre futuras medidas legislativas sobre cambio climático y transición energética. Ecologistas en Acción se define como una confederación de organizaciones ecologistas del estado español: puro activismo.

DAVID HOWELL, coordinador políticas ambientales de SEO BIRD LIFE. En realidad en origen era la Sociedad Española de Ornitología, brillantemente transformada en una organización ambientalista y al servicio de la IDEA y con ganas de pillar cacho.

ALFAYA ARIAS, Arias, presidente del Grupo Español para el Crecimiento Verde, pero no se refiere al cultivo del guisante sino al inmenso chollo presente y sobre todo futuro que se cierne para determinadas actividades si la Ley de Cambio Climático sale adelante. Son un grupo o loby de 35 empresas dispuesta a pillar cacho. Para reforzar el negocio también compareció su presidente SAÉNZ DE MIERA.




QUERALT BASSA, director del Consell Assessor per al Desenvolupament Sostenible, Generalitat de Catalunya. Chiringuito entre miles de la Generalitat. Miedo da investigar para no quedar atrapado en la red. 

ESPADAS CEJAS, resulta que además de alcalde de Sevilla es presidente de la Red de Ciudadanos por el Clima, chiringuito inmerso y amamantado en la Federación Española de Municipios y Provincias.

TERESA RIBERA, directora del IDDRI. Institute for sustainable development and international relations, una french connection, financiada por el estado francés y la ONU. Fue profesora de algo tan relacionado con el cambio climático como la Filosofía del Derecho, dado que es licenciada en Derecho. Seguramente por su trayectoria profesional con la Filosofía fue Secretaria de Estado de Cambio Climático con ZP.
No tendría nada que ver con su cargo político pero antes de que pasara un año de su cese fue fichada por una empresa con intereses en el tema, ISOFOTÓN, fabricante de paneles solares, como directora de desarrollo estratégico y nuevos mercados internacionales. Por supuesto es absolutamente partidaria de cambiar el  modelo energético. 





SOLAUN MARTÍNEZ, socio y director general de Factor CO2. "Apoyan" a instituciones públicas de todo el mundo a desarrollar acciones y estrategias o en la implantación de medidas en materia de cambio climático o energía. Enfín, un enfoque para aprovechar el tirón de los nuevos negocios "sostenibles".

PULIDO VELÁZQUEZ, Director de la cátedra de cambio climático y profesor titular de la Universidad Politécnica de Valencia. Pese al nombre la cátedra tiene que ver más con la ingeniería.

DAVID UZELL, catedrático Universidad de Surrey (UK), experto en sostenibilidad, conducta social y cambio climático. Su "expertice" lo dice todo.

MORA PERIS, vicepresidente de la comisión de desarrollo sostenible y medio ambiente de CEOE. 

ARMERO MONTES, vicepresidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

MIRÓ ROIG, consejero delegado de Cepsa.

GÓMEZ CANTERO, climatólogo, de corta pero prolija biografía profesional comprometida con el medio ambiente y que le ha llevado a una infinidad de actividades, no se si todas compatibles con la Ciencia, y que se puede ver en
http://www.jonathangomezcantero.com/biografia

    Con estos hilos se va a aprobar una Ley de Cambio Climático apoyado en una teoría aún por demostrar y que tendrá unas repercusiones económicas catastróficas en España, superándose el astronómico precio actual de la electricidad. Lo impresionante analizando algunas de las intervenciones de los genios y genias anteriores en la Comisión, es ver el nulo nivel intelectual y científico con los que se gobierna nuestro desgraciado país. Al menos espero que no nos metan en la cárcel a los "primos" de Rajoy.





sábado, 25 de noviembre de 2017

PREDICCIONES ESTACIONALES INVIERNO 2017-2018


Incertidumbre en la previsión estacional para la precipitación en España de los próximos meses

   Se esperan habitualmente pero aún más este año en España las controvertidas predicciones estacionales para este invierno. Los resultados, como siempre, son a veces contradictorios pero tienden a apuntar a cierto pesimismo en cuanto a las precipitaciones al menos para el principio del invierno por lo que las actualizaciones este año serán de rigor. Empecemos por la propia AEMET, disponible ya para diciembre, enero y febrero del 2018.

     Se hace componiendo el resultado de diversos modelos por lo que el resultado debería tener relación con la de MedCof, del que forma parte. No son concluyentes casi nunca. Se muestran por cuadrantes para la temperatura y precipitación y con la probabilidad expresada porcentualmente para las tres categorías: normal, superior a lo normal e inferior a lo normal con respecto a 1981/2010.

     Como se ve, en cuanto a la precipitación no se puede aventurar que el invierno vaya a ser seco, húmedo o simplemente normal. En cuanto a temperatura la probabilidades se decantan más por temperaturas superiores a lo normal. En término de patrones meteorológicos este escenario es coherente con una Oscilación del Atlántico Norte (NAO) positiva.























     Un organismo internacional del que forma parte AEMET y que se dedica a hacer predicciones estacionales para el Mediterráneo es MedCOF, foro regional internacional sobre la evolución probable del clima. Su objetivo es reunir periódicamente a expertos de la región mediterránea para general una predicción consensuada.

   La predicción, recién actualizada, está basada en las salidas de modelos estadísticos, dinamicos y en teleconexiones entre patrones del clima de gran escala. Sopesa factores como las condiciones de la temperatura en el Pacífico tropical o la cubierta de nieve en el continente euroasiático  y la extensión de hielo del Ártico.
     
    El resultado final es que salvo en Canarias donde puede ser más seco de lo normal, en el resto de España cabe esperar que la precipitación se mueva en valores normales, lo que dadas las circunstancias no está mal. Se insiste en la incertidumbre sobre los patrones meteorológicos que imperarán.

  
      





    La Weather Company espera un invierno templado (temperaturas por encima de lo normal) para buena parte de Europa aunque con el matiz de que en zonas del oeste de Europa podrían estar ligeramente por debajo de lo normal. La precipitación se espera que esté por encima de los normal en el norte de Europa y por debajo en el sur. Esto sugiere en principio un escenario de patrones de Nao positiva. Para el final del invierno, enero y febrero, no obstante, en el suroeste se decanta por temperaturas más frías de lo normal.


   En cuanto a la NOAA norteamericana no se define en las precipitaciones extratropicales pero predice temperaturas superiores a lo normal en Europa Occidental. También el patrón que parece definir es el de NAO positiva que en general no es muy favorable para la precipitación en nuestro país.

     En cuanto a Meteofrance y para finalizar, hasta enero: temperaturas por encima de lo normal salvo en Canarias y precipitaciones por debajo de lo normal, salvo en el noroeste peninsular. Dadas las circunstancias se harán imprescindibles las actualizaciones sobre todo para ver lo que nos depara la Meteorología tanto en lo observado como en lo previsto.







https://www.accuweather.com/en/weather-news/2017-europe-summer-forecast-heat-to-dominate-the-south-storms-to-rattle-germany-and-poland/70001611
http://origin.cpc.ncep.noaa.gov/products/people/wwang/cfsv2fcst/

http://medcof.aemet.es/
http://iri.columbia.edu/our-expertise/climate/forecasts/seasonal-climate-forecasts/

http://www.theweathercompany.com/newsroom/all-news



















viernes, 10 de noviembre de 2017

NIEVE HASTA OCTUBRE: SIN TENDENCIA DESDE 1986



Los datos de extensión de nieve en el Hemisferio Norte contradicen lo previsto por los modelos climáticos 



     Ya comenté en un reciente artículo que las previsiones de desaparición de nieve en el Hemisferio Norte sólo parecían tener hasta ahora cierta verosimilitud para el final de la primavera. Durante las estaciones más propias del elemento, otoño, invierno y el principio de la primavera la tendencia era más bien contraria.
http://meteorologosenlaniebla.blogspot.com.es/2017/10/setiembre-de-nieves-en-el-hemisferio.html

     Los datos de octubre parecen ir en esa línea. Como se ve en el gráfico de abajo los datos de octubre de los últimos cinco años parecen mostrar una decidida recuperación desde los relativamente bajos valores de los ochenta y noventa del pasado siglo y más propios de las fría década de los setenta. Desgraciadamente los satélite no fueron inventados antes con lo que nos quedamos con las ganas por ejemplo de conocer lo que pasó antes.
Los datos son de la Agencia norteamericana NOAA y el segundo gráfico de las anomalías de octubre de la Universidad de Rutgers.
https://climate.rutgers.edu/snowcover/index.php







     En cuanto al balance del año hasta ahora (Enero-Octubre) he representado en el gráfico de abajo los datos en los que se distinguen dos estados: hasta finales de los ochenta del siglo XX y hasta ahora  desde 1988. La diferencia se apoya como he dicho exclusivamente en abril, mayo y junio. Como se ve este año hay una importante recuperación ya que la primavera fue más nivosa. En cualquier forma no hay tendencia desde 1986, situación embarazosa para el alarmismo climático.



   Además hay que tener en cuenta que los meses de noviembre y diciembre son algunos de los que muestran tendencias más decididas al alza en los últimos 50 años como se ve:




    Por todo esto el balance del final del año cabe esperar que concluya con un balance positivo de esta variable. Para los no muy informados que se interesen por el Hemisferio Sur les recomiendo que miren un mapamundi: salvo la Antártida permanentemente nevada, apenas hay continentes emergidos en esa parte del Mundo.