Translate

jueves, 2 de abril de 2020

¿Esta condicionado el coronavirus por las variables meteorológicas?

De ser cierta la relación entre la temperatura y humedad sobre el transmisor de la enfermedad daría lugar a poder predecir su incidencia

Sobre la terrible pandemia que vivimos empiezan a publicarse gran cantidad de estudios e investigaciones, en su mayoría enfocados a su naturaleza biológica y a las posibles soluciones médicas, como es lógico. No obstante, dado que es bien conocida la relación entre el Clima/Tiempo y las enfermedades o la mortalidad no faltan algunas tentativas precipitadas sobre el tema, intentando también vaticinar su posible evolución en el tiempo y en el espacio geográfico.

Este es el caso de Mohammad M. Sajadi y otro investigadores del Instituto de Virología Humana de la Universidad de Maryland, que examinaron datos climáticos de ciudades con incidencia significativa de COVID-19 usando el reanálisis ERA-5, comparando áreas con o sin afectación del virus.

La gripe es la típica enfermedad que muestra un patrón estacional especialmente en las regiones de latitudes medias pero misteriosamente tiene bastante menos estacionalidad en áreas tropicales. Se han propuesto muchos mecanismos para explicar esas variaciones pero son hipótesis.

Ploteando los datos de incidencia del virus y de temperaturas medias sobre una mapamundi, a simple vista se deduce la existencia de una franja estrecha que se extienden de este a oeste con un margen de latitudes entre 30 y 50ºN, precisamente entre las que se encuentra nuestro país excepto Canarias. China, Irán, Italia, España y posteriormente Reino Unido y Estados Unidos son los países más afectados hasta ahora. Este estudio refleja la situación de hace unas pocas semanas. 



En esa zona, como es lógico, existen patrones de tiempo relativamente similares con medias de temperatura (en invierno) entre los 5 y los 11ºC, combinados con bajos contenidos de humedad absoluta que es la cantidad en peso de vapor en agua en un determinado volumen de aire. No confundir con la humedad relativa, mucho más variable. El como puede influir una baja humedad absoluta sobre el “bicho” se me escapa pero hay constatación experimental. 

Y cruzando los datos de temperatura con la humedad especifica (gramos de vapor de agua por kilogramo de aire) similar a la humedad absoluta se observa que (círculos rojos) las áreas de mayor transmisión del virus se corresponden con los valores de temperatura antedichos con bajas humedades específicas. 


De ser cierta esas relaciones lo mas fácil e interesante es extraer conclusiones y pronosticar los próximos movimientos del virus. Usando datos climáticos de temperatura y humedad para marzo y abril del pasado año 2019 se puede predecir que el virus abandone su actual posición (como la que ocupa nuestro país)  según avance la primavera desplazándose a áreas más al norte. 

De esta forma el estudio concluye que afectaría a Manchuria, Asia Central, el Caúcaso, Europa Oriental y Central, Islas Británicas y el noreste y medio oeste de Estados Unidos, además de la Columbia Británica en Canadá. Son buenas noticias relativas para unos y malas para otras. Ya se verá.  


miércoles, 25 de marzo de 2020

LO QUE DICEN LAS CIFRAS DEL CORONAVIRUS Y TE OCULTAN

Una visión cercana de los datos de la incidencia de la enfermedad nos permiten un análisis directo y evidente que se nos hurta

De entre la abrumadora cantidad de información que se vuelca cada día sobre el tema hoy me ha llamado la atención la declaración voluntaria de ignorancia del CSIC, digna de pasar a la historia mundial de la mediocridad, que salva la cara del gobierno pero no explica para que existe ese organismo o, más propiamente hablando, cuáles son las cualificaciones de quién lo dirige. 






Entre la ignorancia y la manipulación, ignoro que pesa más en cada caso, también se presentan los datos en todos los medios de comunicación españoles en valores absolutos o en valores relativos pero nunca se someten al análisis de valores relativos a la población total. De esta forma se hace ignorar a la pobre masa ovina española a la aliviadora sensación de que en otros países están peor. Las cifras actuales nos dicen que puestas en relación a la población total las cifras españolas son peores o incluso bastante peores que las de Italia y China (de ser estas últimas ciertas cosa harto dudosa). 

En la página de internet de Whattsupwithat he encontrado una plasmación gráfica de los datos mundiales con respecto a la población total. Esta forma es en realidad la única forma de comenzar a empezar a hacer un análisis de la situación real. El sitio web es:
https://wattsupwiththat.com/

Con esa perspectiva las cifras españolas junto a las italianas son apabullantes pero también nos hablan, profundizando en ellas, de la naturaleza del problema. Willis Schenbach en esa web y analizando los datos de Italia da bastante en el clavo, desde mi punto de vista, y ofrece unas conclusiones que enervaría a mucha gente en España.








Un dato que es bien conocido en España es que el virus afecta, muchas veces gravemente, al grupo por encima de los 70 años, sobre esto no cabe duda. Pero no se aclara suficientemente que, dentro de la afectación de ese grupo, la enfermedad ataca a la población con enfermedades previas. Tanto Italia como España pueden presumir con razón de una población longeva, pero esta circunstancia hace que sean los países del mundo con más proporción de gente de edad con enfermedades crónicas, hecho que es estadísticamente inevitable. Schenbach observa estas circunstancias en los datos de Italia, en los que se ve, por ejemplo, las defunciones de pacientes con nada menos que tres o más enfermedades está en torno al 50%, cifra reveladora.



Y un interesante gráfico en el que se describe la casuística las enfermedades que acompañaban al virus:






Las conclusiones para España son muy parecidas pero con los siguientes matices que se observan fácilmente:
  • El aspecto positivo es que la gran esperanza de vida en España e Italia es un índice de buena cultura sanitaria y razonable sistema de salud.         
  • Las medidas de cierre de lugares públicos y de muchos lugares de trabajo con fuerte contacto humano es evidentemente acertado para controlar la expansión, pero se han tomado muy tarde.  
  • También sería imprescindible el trazado del contagio con generalizados análisis del virus: ni está ni se le espera. Segregar a los infectados eficientemente sería imprescindible pero la impotencia de los gestores parece indicar que eso es imposible a estas alturas.
  • Los contagios con resultados de muerte están siendo en lugares confinados (aunque no controlados por una lamentable falta de previsión) como son las residencias de mayores y los hospitales. 
  • Otros lugares confinados pero donde se producen infinitos contagios son las casas. En las grandes ciudades del mundo cada persona tiene muy poco metros cuadrados disponibles. En Madrid, las difíciles condiciones de vida de mucha gente hace que esa circunstancia sea aún más drástica. En muchos barrios populares, o no tan populares, cada persona puede disponer a veces de solo 10 o 15 metros cuadrados. Las casas son auténticamente criadores de virus y de esto no hablan los presentadores multimillonarios de la televisión con su chalets con jardín.
  • La confinación absoluta, por la que las personas (solas) no pueden salir a la calle bajo condiciones es absurda. Se pueden habilitar procedimientos razonables para que sea factible y también fácilmente controlable por la policía. Los gobernantes han fracasado hasta ahora y pretenden apuntarse un punto con la propaganda (televisiva) y la represión policial.
En cuanto a lo que dicen las cifras de defunciones es interesante compararlas en su contexto circunstancial y estacional. Como ya conté en otro artículo en 2018, es evidente la influencia de las temperaturas en la mortalidad. Se producen bastantes mas defunciones en España en los meses invernales que en los veraniegos. Y además los años con olas de frío se produce un pico de defunciones en conexión, con toda probabilidad, con enfermedades que afectan al aparato respiratorio.  


He hecho algo parecido con los datos de defunciones en marzo desde 2000, añadiendo la caracterización climática del mes según AEMET. MF: muy frío. F: frío. N: normal. C: cálido. También he añadido la anotación de años con incidencia de gripe que hicieron aumentar el número, no coincidiendo con su naturaleza climática. Es el caso de los años 2012 y 2015. En general, hay una coincidencia salvo en esos casos. Este año 2020 también será evidentemente una excepción. 




En fín, en marzo del año pasado, 2019, fallecieron 36764 personas, es decir casi 1200 cada día. La mejor forma de ver la incidencia de esta pandemia será restar las cifras de este marzo con respecto a la del año anterior. 

martes, 11 de febrero de 2020

DISMINUCIÓN DE TEMPERATURAS EN LA BASE ANTÁRTICA ESPERANZA



En la península antártica, al contrario de lo que se dice en los medios de desinformación, se asiste a una disminución de temperaturas durante el siglo XXI


Tal vez demasiado alejada de Europa, pero la visión que tenemos por los medios de comunicación españoles es la (para quién realmente tenga alguna noción de su existencia) de un continente antártico en rápido calentamiento que conlleva a la inmediata fusión de su enorme capa de hielo y su banquisa oceánica. Pura desinformación, nada que ver con la realidad. 

Se sabe que la mayor parte del territorio antártico se ha mantenido al margen del calentamiento global (Turner et al., 2005; Nicolas and Bromwich, 2014; Marshall and Thompson, 2016). Hasta el año 2000 había una excepción, la Península Antártica (recuadrada en el mapa), donde se sitúa la ahora "recordizada" base argentina Esperanza, dato cuya calidad habría que estudiar.






















Pues durante los últimos 20 años se ha observado un enfriamiento de la Península Antártica (Carrasco, 2013; Turner et al., 2016; Oliva et al. 2016). Con los datos de GISS/NASA he representado las temperaturas medias de la estación ESPERANZA desde 1998. La tendencia es de -3,5º por década. 






En realidad circunstancias parecidas ya se publicaron hace 3 años en el blog de AEMET, dejando claro que en la base española Juan Carlos I, que no está en la propia península antártica sino en una isla cercana. 

https://aemetblog.es/2017/01/10/evolucion-de-las-temperaturas-en-la-peninsula-antartica-y-en-las-bases-antarticas-espanolas-grupo-antartico-de-aemet-enero-de-2017/


Y en las bases cercanas de esa Península ocurre lo mismo:

 En cuanto a la extensión de hielo en todo el continente antártico a fecha de hoy se mantiene en los valores medios desde que hay medidas, poco más de 40 años:
 http://ocean.dmi.dk/arctic/icecover.uk.php





viernes, 17 de enero de 2020

UN EJEMPLO DE DESINFORMACIÓN CLIMÁTICA: ISLAS SUMERGIDAS EN INDONESIA

Una noticia alarmista entre tantas pero con aspectos especiamente delirantes es un buen ejemplo del nivel de los medios sobre el tema

Sería necesaria una oficina con cientos de empleados para comprobar, desmentir y corregir la inmensa cantidad de sandeces, exageraciones o puras mentiras que se deslizan como quién no quiere la cosa en los diversos medios de comunicación sobre el tema climático. 

Entre las noticias, que no son mas que simples proyecciones mentales de la ideologías que controlan los medios, tenemos  las "patrocinadas", que han existido siempre aunque más oscuramente. Tienen el elemental interés de dar pábulo a ciertos hechos que sirvan para vender tu producto. No obstante he encontrado una, inefable, que puede servirnos como magnífico ejemplo de la desinformación climática.

Lógicamente la noticia está patrocinada por ENDESA, una de las empresas involucradas en la sustitución de energías baratas y abundantes por las renovables, de las que extraen y sobre todo extraerán pingües beneficios a costa del bolsillo de los españoles. Mientras se habla de la España vacía se liquida la actividad económica como es el caso de la central térmica de Andorra.






La noticia, mirada superficialmente, parece aterradora. Dos islas hundidas debido al aumento del nivel del mar cerca de Sumatra. El terror se convierte en estupefacción para gente con un nivel cultural a partir de medio/bajo cuando el periodista nos informa que una está ya a -3 metros por debajo del mar y la otra a -1. ¿Qué extraño fenómeno alejado de las leyes de la física ocurre en estos mares lejanos para que la diferencia del nivel del mar entre dos puntos cercanos sea de 2 metros? Y además baten todos los récords de subida que en realidad está prevista para los siglos por venir. 

La única explicación lógica viene aclarada por el activista de turno, que amenaza con otros 4 hundimientos, Hairul Sobrik, director ejecutivo del Foro de Indonesia para el Medio Ambiente. Ese pomposo nombre es exclusivamente el de una organización no gubernamental, una más entre tantas, ansiosa de depredar fondos públicos de los países "ricos".



Lo desternillante del caso es que ese hecho diferencial se atribuye al uso en la zona de carbón, petróleo y gas natural. En fin, las islas tragadas por el mar en zonas remotas se han convertido en un clásico del alarmismo climático. La noticia nace en las fuentes activistas del alarmismo, continuando el negocio y amplificándose en los distintos medios, proclives y receptivos, acabando el bucle en la financiación por lo que llamaba hace 100 años Jacinto Benavente los intereses creados. Al final del artículo se apunta a la excesiva extracción de agua subterránea, imagino que para justificar lo anterior. 


jueves, 2 de enero de 2020

LA GENTE ES MÁS LONGEVA EN MADRID, QUIÉN SABE SI POR LA CONTAMINACIÓN

Los datos simplemente desmienten la existencia de una alarma por mortalidad debida a la contaminación

Se ha montado un gran revuelo mediático por las declaraciones de la Presidenta de la Comunidad de Madrid sobre la mortalidad generada por la contaminación en esa región. En sus declaraciones, difíciles de encontrar textualmente por otra parte, simplemente ha negado que la polución sea en esa Comunidad un problema de gran alarma. La afirmación, además de estar obligada por su cargo a no crear una alarma innecesaria, está realmente avalada por los datos que más abajo veremos. 

Pues bien, todos los medios del alarmismo ecoprogre (o sea casi todos) y los políticos de izquierda de turno se han lanzado en plancha afirmando que la Presidenta negaba que los componente tóxicos emanados de las combustiones de las calefacciones y automóviles no pudieran ser mortales. Desde luego si nos metiéramos los gases de salida de un tubo de escape por algún orificio seguramente tendría una consecuencia. 

Es curioso que nadie haya tenido la curiosidad de ir a datos tan sencillos de obtener como la esperanza de vida en España o los de contaminación comparada en Madrid. Si consultamos los datos de esperanza de vida del Instituto Nacional de Estadística veríamos que la Comunidad de Madrid ostenta el mejor dato de España con casi 85 años. Por cierto, la siguiente es Castilla y León con algunas de las ciudades menos contaminadas. 



Se habla mucho de las pequeñas partículas inferiores a 2.5 micrones como causantes de problemas pulmonares y cardiorespiratorias. El compendio de la Organización Mundial de la Salud que muestro abajo muestra donde están realmente los problemas mayores con ese tipo de polución. Como se ve las concentraciones verdaderamente preocupantes afectan a otras áreas del planeta.




El límite de las directivas europeas de concentración media anual de las partículas PM2.5 está establecido en 25 muy lejos de las medidas en Madrid recogidas en el anuario de contaminación del Ayuntamiento. El límite de la OMS de 10 es el típico límite alarmista que es tan del gusto de las organizaciones mundialistas. No obstante en Madrid estamos a punto de quedar por debajo del mismo. La tendencia es a una disminución progresiva.



La tendencia general de las últimas décadas en cuanto a contaminación en Madrid es la de persistente disminución debido tanto al cambio de calderas de calefacción a gas natural, menos contaminante, como a los nuevos estandares de emisiones de los motores de explosión. He tomado los datos de medida del NO2 de la Plaza del Carmen, en pleno centro de Madrid y ahora de Madrid/Central. El NO2 es un buen indicador de otros contaminantes como los particulados, objeto del debate. Los he comparada con los del recorrido del viento en el observatorio de Cuatro Vientos. 
Las conclusiones son: 

  1. Hay una tendencia general de disminución desde 2001 (desde que hay datos)
  2. La correlación de los últimos 10 años entre viento y contaminación (negativa) es muy buena, de -0,88. El mayor efecto meteorológico de eliminación de la contaminación es el del viento, no el de precipitación como insisten los ecoprogres.
  3. El año 2019 es el de mayor recorrido del viento, por lo que la disminución de la contaminación de este año es debida básicamente a ese hecho, no al del establecimiento de Madrid/Central.




Para acabar, veamos lo que decía un libro publicado en 1690 con respecto a los males de aire de Madrid. No es una percepción nueva.




FUENTES
http://www.mambiente.madrid.es/opencms/export/sites/default/calaire/Anexos/Memoria2018.pdf

https://public.tableau.com/views/Fenmenosdemogrficos/Fenomenosdemograficos?:showVizHome=no&:embed=true

jueves, 12 de diciembre de 2019

LA PRODUCCIÓN MUNDIAL DE ALIMENTOS NO SUFRE NINGUNA EMERGENCIA CLIMÁTICA


Los datos fácilmente accesibles de, por ejemplo, la agricultura o la superficie forestal cantan una canción distinta a la de la emergencia climática


     El 28 de noviembre el Parlamento Europeo declaró la "emergencia climática" cuyo objetivo, tal como se insiste en el frenopático madrileño de la COP25 consiste nada menos que en cambiar todo el modelo de producción, transporte y consumo. Esto lo afirman no sólo los ministros del Gobierno sino también el segundo partido del país, el Partido Popular. Al menos los representantes de la Asociación de Empresas con gran consumo de electricidad (AEGE) han hecho un comunicado amenazando con su deslocalización ya que las políticas energéticas fuerzan unos costes un 25% superiores a los competidores europeos, que ya son los mayores del Mundo. Para más información:
http://www.aege.es/2019/12/la-primera-subasta-interrumpibilidad-2020/























    La voluble y desinformada opinión pública española se pregunta ingenuamente en que consistirá ese cambio hacia el nuevo paraíso del hombre (y la mujer) nuevo, en el que la electricidad, contra toda evidencia y contra las leyes de la termodinámica, será más barata. Basta darse una vuelta por los datos ofrecidos por web tan sospechosas de negacionismo como las de el organismo de la ONU para la alimentación, FAO, o las del Banco Mundial. 

Lo primero que nos viene a las mientes cuando pensamos en la "emergencia" mundial es que tendrá que ver con los más elemental y precioso para nuestra supervivencia: la comida. En la página de datos de la FAO se pueden obtener todos los recogidos objetivamente desde los años sesenta del siglo XX.

Consultados los de tres de las producciones cerealistas más importantes podemos ver que la producción en los últimos 60 años de trigo, arroz y maíz se ha multiplicado en un factor de entre casi 4 hasta más de 5 en el caso del trigo. Todo esto se ha debido a las mejoras tecnológicas y desde luego a la mecanización con uso de combustibles fósiles. El incremento del CO2 atmosférico ha ayudado, y no hay huella ninguna de efectos climáticos negativos a largo plazo, solo la propia variabilidad.




Y en gran parte debido al aumento del rendimiento de los cultivos:




Otras producciones importante como la soja. los tomates y las patatas han tenido un incremento importante:





El tema de los bosques y su presunta liquidación fulminante por los efectos del cambio climático tampoco parece tener mucho que ver con la realidad de los datos. En lo que respecta a su extensión en tanto por ciento en el Mundo no parece haber una dramática urgencia. Se mueve en valores cercanos al 31% con un ligerísimo declive desde 1990. Esto se debe a la deforestación de partes de los países tropicales en desarrollo compensado en parte por el aumento en los países desarrollados donde el progreso y bienestar alcanzado permiten utilizar muchos menos espacios a actividades económicas, situación que alcanzarán en unos años los anteriores citados. 

En España entre 1990 y 2016 el tanto por ciento de superficie forestal ha pasado del 28 al 37 nada menos, espectacular dato que no se cita nunca en los medios de comunicación. 
FUENTE: https://datos.bancomundial.org/indicador


 Ese dato va a la par de la disminución de la superficie dedicada a la producción de alimentos del 66 al 53%, con datos desde 1961:


     Y el siguiente mapa nos da una escala de la "emergencia" forestal en la que vivimos. Refleja las variaciones en tanto por ciento del area forestal. Destaca España con un aumento del 33%. Por cierto que otro país que sorprende es China con otro 33% de aumento. Los datos sirven para liquidar prejuicios.



sábado, 2 de noviembre de 2019

¿EL FIN DEL NEGOCIO DEL AGUJERO DE OZONO?

El supuesto origen antropogénico del agujero de ozono se tambalea y parece más probable la influencia de los cambios de circulación atmosférica






De acuerdo a las medidas de los satélites de la NASA y NOAA, ell agujero annual de ozono ha alcanzó su máxima extensión de 16,4 millones de km cuadrados el 8 de setiembre y luego se encogió hasta los 10 el resto de setiembre y octubre. Durante años, con condiciones meteorológicas “normales”, el agujero de ozono crecía a una área máxima de unos 20,7 millones de km2 al final de setiembre y principios de octubre.

Los científicos de la NASA justifican esta drástica disminución por las temperturas más cálidas que se han registrado este año en la estratosfera, especialmente en la capa entre los 11 a 40 kilómetros donde se sitúa el ozono. El agujero de ozono se forma durante el final del invierno del Hemisferio Sur. Se supone, según la enrevesada teoría, que la química de los contaminantes de cloro y bromo carbonados actuantes sobre nubes formadas en esos altos niveles, y a bajísimas temperaturas, destruyen el ozono. A temperaturas más cálidas de lo normal, como ha pasado este año, se forman menos nubes estratosféricas limitando el proceso de destrucción.

Pues resulta que los científicos de la NASA con la boca pequeña tienen que reconocer que simplemente un cambio en la circulación atmosférica ha sido capaz de producir  el agujero de ozono mas pequeño de los 40 años de los que hay registro. Por cierto un período de observación realmente corto para ser esclarecedor. Susan Strahan, que trabaja en NASA Goddard, afirma  que realmente es un raro episodio que intentan aún comprender pero no se intenta relacionar en cualquier caso con cambios climáticos.

Los sistemas meteorológicos que han perturbado al vórtice polar que sostiene el fenómeno han sido este años inusualmente fuertes, permitiendo mezclar el aire de distintas latitudes cambiando las circulaciones más frecuentes Oeste/Este por otras con más componente Norte/Sur. A la par el vórtice polar se debilitó haciendo lo mismo con el chorro polar que rodea la Antártida, que viajaba a velocidades muy inferiores a lo habitual. Esto permitía a su vez al aire a hundirse en la baja estratosfera donde se produce la destrucción de ozono. Esto causó dos efectos:
1 Calentaba la baja estratosfera por compresión
2. Los Fuertes movimientos meridianos de los sistemas de tiempo traían aire rico en ozono de latitudes más altas. Normalmente, y como un medio de desinformar acerca de este asunto, se suele hurtar a la opinión pública que el ozono estratosférico se forma en las regiones cálidas del planeta viajando luego hacia latitudes más altas al norte o al sur.

Utilizando datos de la NASA:
https://ozonewatch.gsfc.nasa.gov/statistics/annual_data.html

He reconstruido los datos de la extensión máxima anual del agujero de ozono en la Antártida. Como se ve en la gráfica se está produciendo un descenso sistemático desde los máximos de principio de siglo.




Lo mismo ocurre con las concentraciones de ozono en la atmósfera polar del Hemisferio sur. ¿Se debe atribuir a la disminución de los compuestos contaminantes?



El quinto informe del IPCC nos lo aclara. La concentración de los presuntamente mayores causantes del agujero de ozono (figura arriba), especialmente el CFC-12 aumentó hasta el año 2000 y manteníéndose luego prácticamente estable su concentración con un ligerísimo descenso. Lo único que quiere decir esto, y a la espera de una serie de observaciones mucho más largas, es que las variaciones de las concentraciones de ozono están más influenciadas por los cambios de circulación atmosférica que por otras teorías.


El ejemplo del ozono antártico y todo el activismo político que ha  arrastrado puede ser paradigmático de como se pretende movilizar ahora a la opinión pública con respecto al calentamiento global. Con observaciones de tan solo 1979 se improvisó una teoría que intentaba relacionar el descenso del ozono antártico en una determinada época del año con contamintantes humanos. Actuando durante los años 80 en los protocolos industriales para eliminar los compuestos halocarbonados de uso humano se acabaría el problema al cabo de muchas décadas, en torno a 2070. El protocolo de Montreal de 1987 prohibió a nivel mundial su uso. Ahora, sin conocer a fondo el funcionamiento del Sistema Climático, se pretende dar un salto cualitativo y cuantitativo en la intervención totalitaria mundialista en las libertades políticas y económicas.