Translate

viernes, 27 de septiembre de 2019

UNA GOTA FRÍA CON MUCHOS PRECEDENTES


Hay mucho voluntarismo con fines políticos en torturar los datos e intentar atribuir el episodio de gota fría al cambio climático


La decepción por un verano que en absoluto ha dado demasiado que hablar y por unos huracanes atlánticos que se han negado a entrar en los Estados Unidos ha venido compensada para los alarmistas por una tempranera situación, típicamente otoñal por otra parte, de una baja aislada en altura que recorrió todo el este y sur peninsular. 

La ya obsesiva y devastadora apisonadora mediática no ha perdido oportunidad de intentar relacionar un hecho que no deja de ser habitual en las latitudes mediterráneas. La calificación de sin precedentes, histórica, etc no se ha hecho esperar y han logrado el objetivo de persistir en su capacidad manipuladora de la opinión pública. Se han oído comentarios en las distintas televisiones que producen estupor a cargo de presentadores autodesignados como profesionales o científicos de la Meteorología sin ningún pudor ante la inanidad de las fuentes oficiales. Bajando a la arena de los datos la cosa no es para tanto.

Para los más legos en la materia lo mejor es echar una ojeada a la página web del Ministerio de Transición Ecológica y echar un vistazo a la página de la Confederación Hidrográfica del Segura y su prolija lista de inundaciones referenciadas desde la Edad Media:

Dada la urgencia en declarar la EMERGENCIA CLIMÁTICA para imponer una política económica centralizada y totalitaria (por el desagüe se irán las libertades individuales) la búsqueda desaforada de datos y atribuciones que intenten certificar científicamente un comportamiento enloquecido del Clima debido al "capitalismo", están llevando a una estúpida carrera de desinformación. Para sedimentar un poco lo oído y visto empecemos con rtve que habla directamente de "gota fría sin precedentes".





El ABC, siempre un poco mas timorato ya habla de la Vega Baja del Segura, en realidad una zona o comarca de limitada extensión que hace difícil cualquier atribución más general.




Entre los profesionales del periodismo o de la meteorología pocos han recordado el episodio de hace poco más de 30 (1987) que se vinculan a datos realmente espectaculares, aunque en la Comunidad Valenciana, como son los 817 l/m2 en Oliva y los 790 de La Pobla del Duc ambos del 3 de noviembre. O las acumulaciones que produjeron la "pantanada" de Tous en octubre de 1982.



Atendiendo a los datos de AEMET, en San Javier, en la Vega Baja del Segura, el récord de 330 l/m2 en 24 horas sigue siendo el de noviembre de 1987, igual que los 235 de octubre de 1982 en el aeropuerto de Alicante/Elche. Hay que tener muy en cuenta la longitud de los registros que abarcan 75 y 53 años respectivamente.



He extraído de todas las estaciones principales de la cuenca mediterránea los valores de récord en 24 horas y la longitud de las series, y las he dispuesto cronológicamente. Como se ve, las longitudes en algún caso se acerca a los 100 años, pero suele oscilar entre 50 y 80. Los valores están distribuidos bastante homogéneamente. 




No obstante en una estación se ha batido el récord. En Almeria,bien que con una longitud de sólo 55 años, se alcanzó en ese episodiso los 99 l/m2. La disposición en el tiempo de los récords anuales nos dan una buena visión de la variabilidad climática y no de un fenómeno atribuible a ninguna acción humana.




1 comentario:

  1. Brillante Alejandro.
    Cuánto sensacionalismo, pero "bien" dirigido por el IPCC y sus acólitos.
    Aquí da gusto leer datos reales y ver gráficas bien documentadas, o esclarecedoras.

    ResponderEliminar