Translate

miércoles, 14 de noviembre de 2018

¿PRODUCIRÁ EL MINIMO SOLAR UN ENFRIAMIENTO GLOBAL?


La plenitud de un mínimo solar puede tener consecuencias en el comportamiento atmosférico 



Aunque la posible evidencia de la influencia de la variabilidad solar en el Clima no atraviesa su mayor credibilidad la presente entrada en un mínimo, dentro del ciclo habitual de 11 años, es un buen momento para probar la tesis. Más aún cuando, tras un Sol muy activo durante la segunda mitad del siglo XX, seguramente la mayor en cientos o incluso miles de años, este final del ciclo 24 marca una gran diferencia con los anteriores, considerándose el de menor actividad al menos de los últimos 100 años. 

Hay que tener muy claro que los ciclos no son siempre de la misma intensidad y que conocemos por ejemplo que una desaparición de las manchas solares en el siglo XVII parece coincidir con la llamada Pequeña Edad de Hielo, época conocida de grandes fríos en Europa. Las manchas solares son un reflejo visible y contable de la actividad solar porque realmente desconocemos muchas cosas sobre el funcionamiento del Sol y las variaciones de las distintas emisiones de radiaciones y eyecciones particulares. Seguramente la observación desde satélite ayudará a resolver algunos de los enigmas.





Como se ve en el gráfico que refleja el número anual de manchas solares desde que existen observaciones por telescopio, los mínimos solares coinciden con épocas de clima frío en general, y también el máximo moderno del siglo XX coincide evidentemente con un período comparativamente cálido.

 Las medidas de los satélites de la radiación solar total de los últimos 3 ciclos solares no han logrado demostrar cambios significativos de la misma que pudiera tener incidencia en el Clima en principio. No obstante si hay muchos estudios que recalcan posibles amplificaciones de la señal por la influencia de las variaciones en longitudes de onda determinada, como la UV, o de las de la radiación cósmica sobre la nucleación nubosa.

Según Wooling et al., 2010, parece haber relación entre la actividad solar y los bloqueos anticiclónicos en las cercanías del norte de Europa que dejan inviernos fríos en este continente. Los años setenta de clima bastante frío en Europa parecen coincidir con un mínimo relativo de actividad solar. ¿Ocurrirá lo mismo este invierno y los siguientes?






Viene esto a cuento de la situación esperada para los próximos días. Tengamos en cuenta que el invierno meteorológico se puede decir que empieza en el Hemisferio Norte en torno a mediados o finales de noviembre. 

Durante los próximos días un potente anticiclón se afianzará sobre el norte de Europa, situación relativamente anómala que favorece buen tiempo en zonas poco propicias para ello, paso de borrascas en la zona mediterránea y ocasionalmente pulsos de aire muy frio que se descuelgan en la parte oriental del anticiclón afectando a buena parte de Europa Occidental.



http://www.meteociel.fr/

Se supone que los períodos históricamente fríos en Europa, como lo fue la Pequeña Edad de Hielo, están relacionados con la persistencia de este tipo de configuración. Una segunda consecuencia es también el cambio de patrones de circulación en el Ártico. Como se ve abajo, estos días sea afianzarán las altas presiones sobre el Océano ya congelado. El aire con menos nubosidad favorecerá la salida de radiación  de superficie, sumida en la obscuridad invernal, incrementando la extensión y espesor del hielo. Prolongado en el tiempo esta situación tiene implicaciones en el aumento del hielo polar a largo plazo y, por medio de la llamada amplificación ártica, en todo el clima mundial.



https://www.ecmwf.int/

El seguimiento de los índices de circulacion de la llamada Oscilación Ártica (AO) y de la Oscilación del Atlántico Norte (NAO), muy relacionada con la anterior indican una tendencia clara a valores negativos con anomalías positivas de presión en altas latitudes y negativas en las mas bajas, como las de nuestro país,



http://www.cpc.ncep.noaa.gov/products/precip/CWlink/daily_ao_index/ao.shtml

Todo esto, que es pura variabilidad natural del Clima, es indiscernible de otras hipotéticas influencias como la de los gases invernadero. Dada la coincidencia entre el comienzo del gran máximo moderno de actividad solar y el aumento también de la temperatura de nuestro planeta es difícil concluir las relaciones causa/efecto exactas. Simular que conocemos con precisión de ingeniero el funcionamiento de nuestro Sistema Climático es fraudulento.

4 comentarios:

  1. A mi me llama la atención que para tener la actividad solar mas débil en mas de 100 años segun la NASA,los medios de comunicación no se esten haciendo eco.Imagino que si se confirma que el próximo ciclo solar 25 es igual o mas débil que el actual 24,empezará a ser noticia y mas si entramos en un hipotético enfriamiento global.Valentina Zharkova recientemente expuso en una conferencia que podriamos tener un Moderno Minimo Solar entre 2020-2055,una especie de Minimo de Dalton,veremos.


    https://www.thegwpf.org/professor-valentina-zharkova-the-solar-magnetic-field-and-the-terrestrial-climate/

    ResponderEliminar
  2. A mi no me cabe duda, la respuesta es SI. Y la ciencia calentologa dirá que el calentamiento provocó el enfriamiento... El sol regula el clima, y el CO2 responde, y no siempre. Ver veremos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. La señora Valentina Zharcova dice que seria un minimo maunder, dicen que el ciclo solar 25 sera mas bajo, y el ciclo 26 sera plano_______ lo explico muy bien....

    ResponderEliminar
  4. Buen artículo D. Alejandro, el tiempo dará o quitará la razón al mínimo solar,veremos. Saludos

    ResponderEliminar