Translate

sábado, 19 de mayo de 2018

HECHOS CLIMÁTICOS QUE Sí NOS DEJARÁN FRÍOS



Años lluviosos y fríos seguidos de otros secos y cálidos solo son consecuencia de la natural variabilidad climática


Todos los meses se repite la misma liturgia con la lastimera afirmación de que el reciente mes continúa la saga de los más cálidos desde 1880. La repetición de una mentira mil veces no la convierte en verdad, por mucho que insistiera el doctor Goebbels. Aunque lo he explicado repetidamente en anteriores artículos vale solo recordar que no es cierto que existan datos mundiales desde 1880, que donde existen no son son homologables y que simplemente en la mayor parte de la extensión terrestre ni tan siquiera existieron. Además no es cierto que las series de temperaturas (existentes) estén homogeneizadas. Desde luego los datos españoles aparte de dudosos antes de 1950,  no lo están. Buena parte de la subida de temperaturas de los observatorios existentes están afectadas por el calentamiento artificial de las construcciones y los asfaltos urbanos que se expandieron en todo el mundo por el propio progreso humano.

Yendo al mundo real empecemos analizando los datos recientes que sí tienen un monitoreo por satélite razonable, aunque ningún dato en sí carece de errores de medida. Es interesante constatar un hecho de los que no hablarán los medios de comunicación: la temperatura de los mares que rodean nuestro país están en estos momentos por debajo de las temperaturas de hace 30 años. El mapa de anomalías más reciente nos muestran los tonos azules de las anomalías negativas con respecto a la base de datos de 1985-1993. De antes no existen. Me imagino que es decepcionante para los que viven de la industria del cambio climático.





Hay que aclarar que la situación presente tanto de las temperaturas terrestres como las oceánicas están influenciadas por el corriente evento débil de La Niña, emersión fría tropical del Pacífico que afecta en principio a todas las zonas tropicales y con meses de retraso a las subtropicales y extratropicales. Esto es evidente en los mares que nos rodean.






Esto se ha manifestado en la preeminencia de un anticiclón de Azores más potente  de lo habitual durante el último mes y medio como consecuencia indirecta de las condiciones en los trópicos, y una baja de Islandia más profunda y extendida al oeste de Europa. Eso ha determinado un fuerte contraste de masas de aire en torno a esas perturbaciones, por decirlo de forma muy general, que favorece que las temperaturas oceanicas disminuyeran. En el mapa de anomalías de presión en superficie del último mes y medio se puede observar fácilmente esta situación.




Como fácil ejemplo de lo que significa la variabilidad climática abajo vemos que durante las mismas fechas del año pasado la situación fue exactamente la inversa con la alta de Azores y la baja de Islandia debilitadas que dieron lugar a una primavera cálida y seca:





Otro hecho a nivel hemisférico de gran significación es la persistente anomalía de superficie nevada en el Hemisferio norte que se ha extendido inopinadamente a la propia primavera como se ve en los gráficos. La primavera es la única estación del año en que desde que hay datos de satélite (desde los años setenta) se ha constatado una cierta disminución de la extensión de nieve, pero como se ve los últimos abriles se ha roto la tendencia. Habrá que seguir su evolución aunque este hecho no tenga repercusión alguna en los intervenidos medios de comunicación.



Para acabar, el gráfico de las temperaturas mundiales del mes de abril medidas desde satélite desde 1979. Las oscilaciones hacia arriba y abajo son básicamente producidas por los eventos cálidos o fríos tropicales (El Niño y La Niña) con meses de retraso. Tras el evento muy cálido de 2016 estamos saliendo lentamente hacia unas temperaturas más normalizadas. Hay que aclarar también que los años setenta del pasado siglo fueron seguramente la segunda decada más fría de dicho siglo.





2 comentarios:

  1. DON Alejandro,tambie decir que llevamos dos años de enfriamiento global record,creo que hay decirlo!! Cosa que en los medios no diran nada...

    ResponderEliminar
  2. La verdad os hará libres...
    Buen artículo Alejandro. Hay que aclarar bien los datos y su interpretación, en vez de ocultarlos o negarlos. La auténtica ciencia no tiene ideología política.

    ResponderEliminar