Translate

viernes, 10 de febrero de 2017

INVIERNO NO TAN ATÍPICO


La persistencia en invierno de altas presiones en centroeuropa y bajas en el Mediterráneo entra en la categoría de lo normal


     Después de supuestos records "históricos" de temperaturas, parece sorprendernos la presente meteorología invernal, con nevadas en zonas donde el fenómeno no es precisamente habitual, precipitaciones abundantes en el Mediterráneo y escasas en zonas del norte. En realidad es la vuelta, aunque nunca se fue del todo en realidad, de un patrón de circulación atmosférica propia de ciclos fríos de otros tiempos. Las consecuencias para la Humanidad de las rachas frías, como demuestran la Historia (con mayúscula) son bastante más negativas que las cálidas. Para muestra, la crisis de la lechuga iceberg, objeto de especulaciones (y de especulación según los ingleses).






    En cualquier caso, basta ver los mapas resúmenes de AEMET para distinguir el enorme contraste entre lasa precipitaciones abundantes en el área mediterránea en diciembre y enero, y las carencias en el resto:



     Acompañado de temperaturas por debajo de lo normal en enero, debido a las mínimas básicamente. En pleno invierno la escasa nubosidad favorece las heladas:



     Esta situación se explica meteorológicamente con la persistencia de un bloqueo anticiclónico (altas presiones que impiden la normal circulación de las latitudes altas) sobre el norte de Europa, que viene siempre acompañado de presiones inferiores a lo normal en el Mediterráneo, de ahí las precipitaciones. Es decir el curso más al sur de las borrascas es más frecuente. (Desde el 1 de enero hasta el 7 de febrero)





Y su reflejo en las anomalías negativas (salvo Escandinavia) en casi toda Europa desde el 1 de enero:

 

     Por cierto, esta situación tripolar con dos zonas frías en Europa y Norteamérica, y una muy cálida en el entorno del casquete polar favorece una inferior formación de hielo en el Ártico, nada que ver con el famoso "calentamiento global": 





     Esta situación se mantendrá durante los próximos días, como se ve en el mapa previsto del Centro Europeo para el día 13,  con un potente centro de altas presiones de 1040 hpa al norte de Europa, y bajas presiones dejando lluvias en nuestro país:


    Este tipo de situaciones de bloqueo era más frecuentes en décadas anteriores, aunque no se ha podido demostrar que estos cambios de circulación tengan relación con el calentamiento global. Hay hipótesis sobre su posible relación con las temperaturas del agua superficial en el Atlántico, la famosa Atlantic Multidecadal Oscilation. También hay estudios como el de Woolings et al., 2010, que relacionan la mayor frecuencia de bloqueos con mínimos de la actividad solar.






En conclusión, el hecho de que nos acerquemos a un mínimo solar puede ser una causa de fríos inviernos en Europa, como ha ocurrido en éste, más cuando el ciclo en sí está siendo el más débil en muchos años. 


4 comentarios:

  1. Fantástico Análisis Alejandro. Claro y bien explicado para los que no tenemos conocimientos de meteorología y climatología avanzados.

    ResponderEliminar
  2. Puede ser que la circulación estratosférica sea el chivato que predice lo que ocurre en la troposfera y que nos afecta, la circulación del este lleva meses en esa zona de la alta atmósfera con temperaturas muy altas en zonas del circulo ártico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad ocurre más al contrario. Por eso la incidencia de los ciclos solares.��.

      Eliminar
  3. Y en el portal Xataka, están anunciando un superniño para finales de año. Claramente son pro calentamiento global. Pero que equivocados están. Además de mentirosos.

    https://m.xataka.com/ecologia-y-naturaleza/cansados-del-frio-el-nino-y-sus-altas-temperaturas-podria-volver-a-finales-de-ano#

    ResponderEliminar