Translate

lunes, 20 de febrero de 2017

ESPERANDO EL FIN DE LA NIEVE



Los augurios de inviernos sin nieve en el hemisferio norte no parecen cumplirse

     Estos últimos días parece que la heladora masa de aire que ronda las latitudes boreales se ha recogido un tanto, centrándose en la cuenca ártica. No obstante, la situación que ha predominado este invierno (y el anterior) es la de un vórtice polar que hacía grandes incursiones en latitudes más bajas, circunstancia poco favorable al crecimiento tanto de la extensión como del espesor de hielo marino.



     Un meandro polar mucho más extendido y repartido en latitudes más bajas durante estos últimos años, cosa difícilmente relacionable con el cambio climático, es la razón principal de que se haya formado menos hielo en el ártico. Lo contrario también es cierto. En cualquier caso estos días las temperaturas entre los 80ºN y el polo norte alcanza valores normales con el vórtice centrado en torno al polo norte rondan los 
-28ºC. (Danish Meteorological Institute)


     Esta tendencia a un meandro o vórtice extendido que ha favorecido una disminución de la extensión del mar helado en el hemisferio norte, por contra, favorece en invierno y otoño una tendencia al aumento de la extensión de nieve continental. Por ejemplo, en los inviernos del hemisferio norte:




     La razón es que el Ártico es un mar casi rodeado de continentes. Si la masa fría contenida en sus límites se mueve, lo hará hacia los mismos, con lo que el aumento de tierra cubierta por nieve se da por descontado. La estación del año en la que más se nota esta circunstancia es el otoño y desde que hay  observación por satélite en ella se ha registrado el mayor aumento de esa superficie:





     Contrariamente, menos hielo en el ártico supone un verano y primavera menos fríos por efecto de la realimentación negativa, por lo que durante la primavera de estos últimos 50 años ha habido una significativa disminución de la superficie nevada. Por supuesto es la siguiente gráfica la única que es aireada por los medios de comunicación, igual que la extensión de mar helada más difundida es la del Ártico y no la del Ántártico. En cualquier caso, cuidado con las escalas: la de ordenadas está en millones de Km2 y no empieza en 0.




    En cualquier caso, el balance anual no parece tener ningún carácter catastrófico, y parece tener más que ver con la sucesión de determinados ciclos que de una auténtica tendencia a la disminución. Estos últimos años parece moverse en torno a la media normal.
 
 



    Y por cierto que este año se está acumulando una gran cantidad de nieve en Groenlandia, nieve que acabará en gran medida transformada en hielo que alimentará su enorme masa glaciar. Nada que ver con ningún deshielo:




 
 



FUENTES
http://ocean.dmi.dk/english/index.php
http://climate.rutgers.edu/snowcover/chart_seasonal.php?ui_set=nhland&ui_season=1
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario