Translate

lunes, 22 de agosto de 2016

¿ES CATASTRÓFICA LA MODERNA DISMINUCIÓN DEL HIELO ÁRTICO?


 La disminución de extensión de la banquisa ártica desde 1850 puede explicarse por razones naturales


     Nuestros conocimientos sobre el clima ártico son escasos dado que los registros sobre las variables de esa zona del planeta son cortas, incluso más cortas que la de otros lugares. Además y por ello es difícil conocer cuanta significación tienen esos datos en un contexto global. Por eso se utilizan registros de variables paleoclimáticas o datos históricos que nos pueden dar una información sobre unos cuantos cientos de años, aunque no sean de primera mano.

     Por otro lado la versión del IPCC sobre la evolución de la extensión de mar helado, ya sea visto a lo largo del año o estacionalmente, es que hasta la llegada de la era industrial su superficie se mantenía prácticamente constante. Con la contaminación principalmente de anhídrido carbónico y sólo a consecuencia de la misma, se produciría un drástico descenso a partir de los años setenta. Nada que ver aparantemente con una posible contribución de la variabilidad natural.
 
    El reflejo  de esa circunstancia se hace visible con figura reflejada en la página 326 del 5º informe, con los colores indicando las distintas versiones utilizadas.



 
     Pero otros trabajos como "Historical variability of sea ice edge position in the Nordic Seas" de Dmitry V. Divine y Chad Dick (2006) o "Climate oscillations as recorded in Svalbard ice core O18 records between ad 1200 and 1997" de E Isaksson et al.(2005) utilizan datos históricos o paleoclimáticos para conocer la evolución del hielo en las cercanías de Groenlandia y las islas Svalbard, precisamente los lugares donde se registra la mayor variabilidad en cuanto a la extensión del hielo. También T. Vinje (1999 y 2001) ha rastreado con los registros históricos de navegaciones de barcos los avances y retrocesos del hielo hasta el año 1600.
 
    De la variabilidad histórica del hielo desde 1850 es muy  gráfica la siguiente imagen del primero de los trabajos citados:








 

      En cuanto a la extensión del hielo y su evolución en esos mares queda muy clara la gran variablidad y la disminución constante de su extensión desde mediados del siglo XIX:




 

 
     También con gran presencia de variabilidad en la extensión de hielo y temperatura desde hace siglo, en el regisgtro de Vinje (arriba) se observa la mayor y creciente extensión de hielo en la llamada "Pequeña edad de hielo", hasta 1850, y el posterior descenso desde entonces, mucho antes de las famosas emisiones de invernadero.
 
 
   
 

      También de Poljakov et al. (2003) se observa la variabilidad durante el siglo XX con ciclos de aumento y disminución de la banquisa ártica:
 
 
 
 

 

     En conclusión, autores como Polyakov y Johnson han sugerido la influencia de la llamada Oscilación Ártica actuando en conjunción con una oscilación de baja frecuencia en escalas de tiempo de 60 a 80 años para explicar la variabilidad en las cercanías del Polo norte.

    Los resultados de Vinje (2001) suponen la demostración de una retirada persistente y continua desde la segunda mitad del siglo XIX. Esta tendencia está superimpuesta a las propias oscilaciones multidecadales. Los análisis sugieren la presencia de una variabilidad de 60 a 80 años. Dado que el último período frío observado en el Ártico fue al final de los años 60 del pasado siglo, el actual mínimo estará asociado al apogeo contrario del ciclo. Una similar disminución de hielo se dio en los años 20 y 40, cuando la influencia antropogénica era despreciable. Pero de esto el IPCC no parece darse por enterado. 
 
    Además habría que buscar una explicación para la contraria evolución del hielo del hemisferio sur que contradice la teoría:






 

6 comentarios:

  1. Hola Alejandro. Enhorabuena por el blog al que sigo con frecuencia desde hace tiempo.
    Dado que el descenso de la superficie helada del Ártico por desgracia ya es un hecho constatado y real, muy probablemente propiciado en su mayor parte por causas naturales en detrimento de aquellos que pretenden obtener beneficio a través de él, ¿crees que puede tener efecto positivo en la temperatura media del Hemisferio Norte a largo plazo (debido al cada vez menor efecto albedo y su influencia en el VPE invernal o en la alteración de corrientes marinas) ?
    ¿Y en las precipitaciones en España? En un hipotético Vórtice Polar más reducido la prob. de que las bajas presiones se descuelguen y nos afecten en principio podría ser menor..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que ya por causas naturales o antropogénicas el mayor aumento de temperatura del planeta en estos últimos 150 años, fin de la pequeña edad de hielo, ha sido en la zona ártica. La llamada amplificación ártica puede tener una importancia fundamental en los cambios climáticos de la Tierra, en especial si consideramos los períodos glaciares e interglaciares. Las mayores repercusiones de hecho en cuanto a más calor o más frío se produce ahí y retroalimenta las circulaciones atmosféricas, oceánicas, las temperaturas planetarias....Lo que quiero decir es que si se produce por cualquier causa un aumento o disminución de temperatura en el planeta repercute con más intensidad en esa zona, empujando al resto a su vez en la dirección correspondiente hasta que cambia el ciclo.
      En cuanto a las precipitaciones en España es curioso porque por lo que sabemos, los períodos históricos cálidos no se corresponden en nuestro país con más sequía. Puede que se produzca un cambio de patrones estacionales.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Me encanta la explicación. Prudente, rigurosa y clara para los que nuestros conocimientos técnicos son pequeños.

    ResponderEliminar
  3. Según el científico mexicano Víctor Manuel Velasco Herrera, en poco tiempo empezará la próxima miniglaciación.


    http://www.siempre.com.mx/2014/03/en-unos-seis-anos-estaremos-bien-frios/




    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que de la noticia no se puede deducir gran cosa. Es muy aventurado hablar de predecir un cambio tán drástico. Se habla mucho de la debilidad presente del actual ciclo solar. Habrá que ver que repercusiones tiene los próximos años. Parece ser que en torno a los mínimos y años posteriores, se generan bloqueos anticiclones invernales en el Atlántico norte que favorecen inviernos fríos en Europa y fortalecimiento de la banquisa ártica que puede repercutir luego, por la amplificación ártica, en el resto del hemisferio norte cuando menos.

      Eliminar
  4. Señor Alejandro, cree usted que la tierra tienda a autoregularse climaticamente, como consecuencia del calentamiento global, con una brusca bajada de temperaturas a nivel planetario.

    ResponderEliminar