Translate

jueves, 7 de julio de 2016

EL CALENTAMIENTO GLOBAL DISMINUYE LA MORTALIDAD


Es frecuente observar un sesgo en el análisis de los datos para atribuir efectos perniciosos a un eventual aumento de temperaturas global


     Es muy recurrente y además tratado de forma claramente alarmista el tema del efecto del cambio climático sobre la salud. Especialmente, se suele hacer hincapié en los medios de comunicación en los presuntamente nocivos efectos sobre la misma que tendrán, o tienen ya según algunos, los aumentos de la temperatura ambiental. Los datos reales nos informan de otra cosa, en este caso absolutamente contraria.
 
     Utilizando los datos oficiales de fallecimientos en España del Instituto Nacional de Estadística, he representado la gráfica comparativa de los meses de verano y de invierno. La tendencia al aumento en ambas estaciones es lógica y se basa en el hecho evidente de una mayor población y más envejecida. Por otro lado hay claramente mayor mortalidad en invierno que en verano.
 
   La gráfica del verano tiene menos variabilidad seguramente porque el comportamiento de la meteorología es más regular que la de invierno. Se aprecia en el verano de 2003 el pico correspondiente a la mortalidad provocada por las agobiantes temperatura de ese año. No obstante, incluso ese año los fallecidos en invierno son más que los de verano. En invierno son fácilmente visibles los altibajos entre distintos años.
 
 
 
 
     Yendo a las series de temperatura de verano e invierno (AEMET) es fácilmente visible el mortal verano de 2003, sin ninguna duda excepcional. En invierno son menos evidentes las explicaciones pero si  coinciden en algunos casos medias invernales bajas con mayor mortalidad, aunque son en gran medida los episodios de temperaturas extremas los que juegan su papel.
 
 
 

 
 
 

     Se han realizado numerosos estudios sobre el efecto de las temperaturas en la mortalidad y en especial sobre el efecto de las temperaturas extremas y de las olas de calor o de frio. Cabe destacar entre ellos: "Temperaturas umbrales de disparo de la mortalidad atribuible al frío en España en el período 2000-2009. Comparación con la mortalidad atribuible al calor" Carmona Alférez, E. et al.

       Se reconoce que aunque el efecto de calor se estudia más que el del frío, al calor, y nunca mejor dicho, de los beneficios del cambio climático,  los efectos del frío sobre la mortalidad son más importantes. El efecto del frío en la mortalidad, a nivel global es 20 veces mayor que el del calor y para España 5 veces más (Gasparrini et al. 2015a). Por cierto entre 14 países europeos España ostenta la segunda mayor tasa de exceso de mortalidad por frío (Healy 2003).
  
     Las bajas temperaturas se asocian con una mayor incidencia de infecciones de las vías respiratorias, enfermedades respiratorias, exceso de mortalidad y morbilidad por enfermedades cardiovasculares y paro cardíaco. Se justifica el mayor énfasis sobre el calor por la "memorable" ola de calor del verano de 2003 pero por detrás el interés en moverse corriente a favor de la histeria alarmista del cambio climático.
     Los autores citan curiosamente el trabajo de análisis de temperaturas en Castilla-La Mancha de Linares et al. 2015b en el que se concluye sorprendentemente:
 
"que las olas de frío no han producido una elevación de las temperaturas mínimas medias invernales ni tampoco se ha observado una disminución del número de días con ola de frío ni en su intensidad"
contradiciendo lo más elemental de la ciencia atribuida al fenómeno, y añade
 
 "lo que es coherente con algunos estudios realizados en el contexto del cambio climático que indican que hay modelos climáticos que predicen que los fenómenos meteorológicos de frío extremo ocurrirán probablemente en áreas de Europa continental, y en regiones de latitudes medias y altas, bajo escenarios de calentamiento del siglo XXI "(Kodra et al. 2011).
 
      Es decir, que según los autores, el impacto de frío sobre la mortalidad se mantendrá constante en el futuro aunque cambien las temperaturas. Todo un ejercicio de voluntarismo calentólogo.
 
     Veamos lo que dicen las proyecciones climáticas AEMET para las temperaturas mínimas invernales,  realizadas con modelos climáticos para los futuros inviernos hispanos. He seleccionado las pestañas peninsular y la de Ciudad Real, y desde luego predicen un aumento de la temperatura de las temperaturas entrando en contradicción con lo expuesto anteriormente.
http://www.aemet.es/es/serviciosclimaticos/cambio_climat/result_graf



 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario