Translate

miércoles, 11 de mayo de 2016

DE EL NIÑO A LA NIÑA


La previsible transición a una La Niña implicará cambios en el comportamiento atmosférico


     Es fácil observar que tanto en la superficie como debajo del Pacífico central se está produciendo una rápida transición de aguas cálidas a frías, tal como predecían los modelos. Algunas de las consecuencias que tienen estas oscilaciones sobre el clima y la meteorología mundiales son bien conocidas, afectando sobre todo a las zonas que rodean al Pacífico, Índico y Atlántico sur, y no son tan evidentes en otras, como Europa.





 


     Seguramente el evento El Niño 2015/16 está siendo el más fuerte registrado desde que hay datos fiables, en los años 50 del pasado siglo, en dura pugna con el de 1997/98. La convención para medir esa fortaleza consiste en medir la anomalía de temperatura de la superficie del mar en la llamada zona 3.4 del Pacífico central, como se ve en la figura de abajo. Esa anomalía está referenciada a la media de 30 años cercana a la fecha en que se mide.




     La zona 3-4 de El Niño ocupa la parte central ecuatorial del Pacífico y está comprendida entre los 5º de latitud  Norte a 5º de latitud Sur, y entre los 120 y los 170º de longitud Oeste, y se supone que es la más representativa del fenómeno. Con ayuda del reanálisis de la NOAA y sus datos desde 1948 vamos a reconstruir la evolución de la temperatura media anual en esa zona hasta la actualidad. 




Se observa:
  • Oscilaciones con períodos de 2 a 7 años.
  • Hasta los años setenta del pasado siglo las oscilaciones son menos pronunciadas que las más recientes.
  • A los picos más pronunciados de subida, 72/73, 82/83, 86/87 y 97/98 les suceden los picos más pronunciados de bajada.
  • Los años ochenta y noventa ven una sucesión de temperaturas mayores.
  • Los años setenta destacan en valores medios más bajos.
  • Destaca el pico reciente de 2015.
 


      La longitud del registro, unos 67 años no es lo suficientemente largo para informarnos perfectamente del fenómeno, especialmente si tenemos en cuenta que cada evento Niño/Niña no es exactamente igual a los demás. Si reflejamos los datos en forma de anomalías se puede intentar apreciar algún patrón interesante. Los años setenta, como ya he dicho, son más comunes los valores negativos (fríos) de La Niña que los positivos de El Niño, y se ve que tras estos les suceden unos dos años seguidos de anomalías negativas.
 
   
 

 
     Es curiosa la coincidencia durante los años setenta de parámetros asociados a condiciones "frías" como son La Niña, NAO (North Atlantic Oscillation)  y AMO (Atlantic Multidecadal Oscillation) negativas, con descensos de temperatura en los registros globales y especialmente en Europa y España, como ya he contado en anteriores artículos. 
 
     En cuanto al de 1982/83, no fue seguido de un La Niña demasiado fuerte, coincidiendo además en marzo del 82 con la explosión del volcán El Chichón, que tal vez pudo dejar alguna impronta.


 
    En cuanto al de 1997/98 fue hasta el año pasado el más fuerte, y además fue ya perfectamente seguido y  monitorizado. De el se extrajeron conclusiones para el futuro que han servido para predecir el advenimiento y consecuencias del siguiente evento fuerte de este último año. Como se ve fue seguido de un La Niña muy potente que duró más de dos años.
 
 


    Como conclusión, cabe esperar que un La Niña fuerte se instale a final de este año, pudiendo durar entre un año y dos. Es interesante especular en como podría esto afectar al clima de España o de la Europa Occidental. Sólo apuntar que el período posterior al de 1997/98 coincidió con la plenitud de un  AMO positivo, que suele conllevar temperaturas en general más altas, sobre todo en verano, y cambio de patrones de precipitación. Tal vez, la actual tendencia al enfriamiento del Atlántico norte pueda acarrear el efecto de unas condiciones más favorables a unas temperaturas más bajas como ocurrió en los años setenta. El tiempo lo dirá.


 
FUENTES
http://www.esrl.noaa.gov/psd/data/composites/day/

 

3 comentarios:

  1. Fenomenos naturales de de la tierra, pero no la propaganda mediatica de siempre.

    ResponderEliminar
  2. caronte estas muy loco tiooo llueven azucenas sol nuclearrrr

    ResponderEliminar
  3. está nevando asómense a las ventanas

    ResponderEliminar