Translate

domingo, 10 de abril de 2016

¿HACIA UN CICLO FRÍO EN EL ATLÁNTICO?


La persistencia de una anomalía de la temperatura en el Atlántico norte podría ser el precursor de un nuevo ciclo frío


     Es evidente que los océanos juegan un papel muy importante en el comportamiento de la atmósfera y del Sistema Climático, aunque todavía, se diga lo que se diga, no se conoce en profundidad. Los efectos de los eventos de El Niño del océano Pacífico, como el que ahora perturba el clima de diversas zonas del planeta, son el ejemplo más señalado pero no el único.

podemos hacer un seguimiento desde 1996 de la temperatura de la superficie del mar, detectada desde instrumentos en satélites. También disponemos de medidas tomadas por boyas y barcos, pero que siembran dudas en cuanto a su exactitud según nos movemos hacia el pasado. Se observa en la imagen del 7 de abril pasado una importante anomalía fría en el Atlántico norte, afectando a nuestra península e islas.

Anomalías de la temperatura de la superficie marina














     Esa anomalía se ha ido formando y fortaleciendo durante los últimos dos años. Viene a cuento todo esto porque buceando en estos 20 años de imagen parece una situación inédita que no se corresponde con el actual ciclo "cálido" de la Atlantic Multidecadal Oscillation o AMO. Habrá que explicar someramente qué es.

    Se denomina como AMO a la sucesión de ciclos de larga duración de cambios de la temperaturas superficiales del mar del Atlántico norte, con fases frías y cálidas, con diferencias de unos 0,6ºC, y que pueden durar entre 20 y 40 años. Estos cambios son debidos a la variabilidad natural y se sabe que han ocurrido por lo menos estos últimos 1.000 años. Se le atribuyen influencias en fenómenos climáticos como las sequías o inundaciones en el centro de Estados Unidos o en la incidencia de los huracanes en el Caribe.

     Haciendo un esfuerzo para dar por buenos los datos demasiado antiguos, podemos hacer una reconstrucción más o menos válida para los últimos 150 años en la que se aprecian los citados ciclos. Los más recientes y mejor conocidos son los 1930/1964, cálido, 1965/1994, frío y los últimos 21 años, cálidos.


     El primer ciclo cálido (1930/1960) parece estar relacionado con sequías en Estados Unidos, mayor incidencia de huracanes en el Caribe y en general mayores temperaturas medias a ambos lados del Atlántico, incluido nuestro país. También parece coincidir, en su punto álgido, con mayores temperaturas en el Ártico. Pero son las últimas dos fases las que quiero comentar.

     Curiosamente estas dos fases, con datos de las variables meteorológicas ya bastante fiables por ser recientes, parecen tener similitudes sorprendentes con esas anomalías del Atlántico. En concreto la fase más fría de los años setenta y la fase más cálida correspondiente a la primera década del siglo XXI. Es fácil de comprobar viendo la evolución de la temperatura media anual en España:



Y la temperatura de verano. Por cierto, para una ampliación de esto último os remito a un anterior artículo:
http://meteorologosenlaniebla.blogspot.com.es/2014/04/la-influencia-del-hielo-artico-en-la.html




    Pues bien, durante estos dos últimos años parece que se está produciendo una brusca caída de la temperatura de buena parte del Atlántico norte. Con el reanálisis NCEP he buscado en principio una amplia zona en la que se pudiera calcular la temperatura del agua de mar. Los datos son relativamente fiables desde 1948. El primer acercamiento: entre 35 y 60ºN y entre 10 y 60ºW.





    Se observan perfectamente el ciclo frío que empieza a mediados de los 60 del siglo XX y alcanza su climax en los años setenta, acabando bruscamente a mediados de los noventa. Los años previos corresponden al anterior ciclo cálido. Desde los noventa hasta ahora estaríamos en fase cálida. No obstante los últimos dos años ha sufrido un caída drástica hasta valores propios del período frío.

Centrándonos más en el Atlántico norte, los ciclos y la caída se vuelven más nítidos:



    En los mapas, la anomalía se vuelve muy llamativa, aunque pierde resolución con respecto al producto de satélite que hemos visto en primer lugar.




     Tomemos las coordenadas de la anomalía (45/60ºN y 20/50ºW) y representemos la temperatura media superficial del agua. He señalado las dos erupciones más importantes que han repercutido en la temperatura mundial, Chichón y Pinatubo. Se ve el descenso de los dos últimos años y el valor del 2015 representa el valor más pequeño de la serie (desde 1948). ¿Señala esto el fin del ciclo cálido o simplemente  no es más que una anomalía de anomalías? En cualquier caso será interesante hacer el seguimiento de esta variable que pudiera estar relacionada con el advenimiento de un período más frío o menos cálido según se vea.


 
 
 
 FUENTES
 
AEMET
 

5 comentarios:

  1. Interesante, gracias. Tiene morbo.

    Pelín fuera de tema, o asunto indirecto.

    - He señalado las dos erupciones más importantes que han repercutido en la temperatura mundial, Chichón y Pinatubo.

    Puede que sea así, y es lo que suele creerse. Pero tiene cojones que en ambos casos la repercusión en la temperatura empezara notablemente antes de la erupción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a lo que te refieres es que las temperaturas señaladas en los gráficos parecen bajar antes de las erupciones, has de tener en cuenta que hay muchos otros factores. La señal del Pinatubo es relativamente discernible en muchas series de temperaturas 1 años o 2 después.

      Eliminar
  2. Las anomalías que tenemos son inducidas a través de la manipulación climática versus geoingenieria solo con ver lo que está sucediendo en los cielos, si lo ve un profano..¿un meteorólogo lo vería?.
    suerte a todos, nos va a hacer falta.
    Caronte

    ResponderEliminar
  3. El clima en la tierra está controlado por la actividad solar y acabamos de entrar en un ciclo de hibernacion con casi nula actividad solar que sumirá al planeta en una pequeña edad de hielo, replicando la época de fines de 1700 y primeras decadas de los 1800 que se conoce como Mínimo de Dalton, conla salvedad de que en esta ocasión tenemos casi 7 veces más la cantidad de habitantes que entonces, con lo que eso supone en hambre y producción de alimento.

    El pico de mínimas temperaturas más fuerte será en torno al año 2030-2031 y recién a partir de 2040 la temperatura empezará a subir muy moderadamente, pero tengase en cuenta que este tiempo de cambio de actividad solar durará por lo menos para los próximos 240 años mínimo.

    ResponderEliminar
  4. Mientras no pare la Geoingeniería dudo mucho que sepamos si sube o baja algún parámetro climático, y las estadísticas de poco valen, además de amañadas.., penoso.
    Caronte
    ..esta va a ser la extinción mas sonada.

    ResponderEliminar