Translate

jueves, 7 de agosto de 2014

EL CALENTAMIENTO GLOBAL HA COINCIDIDO CON UN MÁXIMO SOLAR EN 3.000 AÑOS


Nuevos descubrimientos avalan que los últimos 60 años han sido de excepcional actividad solar al menos en 3.000 años.

Fuente: http://www.co2science.org/articles/V17/N32/C1.php


   En una carta al editor publicada en la revista Astronomía y Astrofísica, Usoskin y otros (2014) "presentan la primera reconstrucción de la actividad solar libre de ajustes físicos" y que cubre los pasados 3.000 años, permitiendo "estudiar los diferentes modos de actividad solar con un detalle sin precedentes".

   Para llevar a cabo el trabajo se han usado los más recientes datos verificados sobre producción de carbono 14 y modelos de campo arqueomagnético. La mayor o menor cantidad de carbono 14 que contiene la atmósfera (en el pasado) dependía de la actividad solar, e igualmente los objetos arqueológicos, como los cerámicos, mantienen un magnetismo remanente relacionado con el campo magnético existente en el momento de su producción.

  De acuerdo con Usoskin, el Sol muestra una fuerte variabilidad en su actividad magnética, desde un gran máximo a un gran mínimo, pero la naturaleza de esa variabilidad no es del todo conocida, sobre todo debido a la insuficiente longitud de los registros de actividad solar observada directamente y de incertidumbres relacionadas a las reconstrucciones a largo plazo.

Usoskin, I.G., Hulot, G., Gallet, Y., Roth, R., Licht, A., Joos, F., Kovaltsov, G.A., Thebault, E. and Khokhlov, A. 2014. Evidence for distinct modes of solar activity. Astronomy and Astrophysics 562: L10, doi: 10.1051/0004-6361/201423391.

   Medidas sistemáticas directas de algún parámetro de actividad solar, como es el número de manchas solares, sólo existen desde el siglo XVII cuando se inventó el telescopio. El resultado gráfico del trabajo lo podemos ver en la figura: en rojo el número de mancas solares observadas desde 1610, y en negro la reconstrucción basada en datos indirectos. 
Media reconstruida del número de manchas solares para el período 1150 AC-1950 DC (trazo negro y en rojo los medidos ya directamente). Las líneas horizontales a trazos marcan los límetes de los tres modos de comportamiento sugeridos por Usoskin y el resto de los autores (Gran Minimo, regular y gran máximo)


   Los autores afirman que hay un llamativo acuerdo entre los años en los que se superponen las observaciones y las reconstrucciones (coincidencia de trazos negros y rojos), incluyendo varios  grandes mínimos de actividad solar bien definidos, en torno al 770 AC, 350 BC, 680 DC, 1050 DC, 1310 DC, 1470 DC y 1680 DC, además del gran máximo moderno que ha transcurrido durante los ciclos solares observados 19 a 23, entre 1950 y 2009, que describen como "episodios muy poco frecuentes o inclusos únicos, tanto en magnitud como en duración, en los pasados tres milenios".
 
 
Posteriores análisis estadísticos de la reconstrucción revelan que el Sol opera en tres modos de actividad distintos:
  1. Regular: corresponde a una actividad moderada que varía en una banda relativamente estrecha entre 20  y 67 manchas solares.
  2. Gran mínimo: de reducida actividad que no se puede explicar por fluctuaciones al azar del modo regular, confirmado con un alto nivel de confianza.
  3. Un posible modo de gran máximo, aunque reconocen que con bajo nivel de confianza estadístico que no permite afirmarlo de forma concluyente aún. 
 
   Los resultados pueden tener mucho interés para saber como funcionan las estrellas similares al Sol y sobre la posible influencia de la actividad solar en el clima de La Tierra. También señalan la importancia de la mejora de las reconstrucciones ya que las hechas anteriormente no revelan una señal clara de los distintos modos de la actividad solar. 

     Como único o muy raro acontecimiento en magnitud y duración en 3.000 años, cabe preguntarse si las décadas recientes que hemos vivido con una inusitada actividad solar pueden haber tenido un clima perturbado. El IPCC, en general ha minimizado hasta ahora la influencia en los cambios climáticos de la variación en la actividad solar.
 
Se consideran tres posible formas físicas en las que la distinta actividad del Sol puede afectar al clima:

  1.  Variaciones en la radiación directa. Los satélites que ya han podido medir dos ciclos solares completos no han encontrado entre el máximo y el mínimo de esos ciclos más que una pequeña fracción algo superior al 0.1% de diferencia de emisión energética, insuficiente para demostrar una subida de temperatura significativa.
  2.  También se ha pensado que si las variaciones de actividad      solar afectan a la mayor o menor entrada en la atmósfera terrestre de la radiación cósmica, ésta podría a su vez favorecer la mayor o menor formación de nubes bajas que actuaran como un espejo reflectante que reenviara la energía solar al espacio.
  3.  Puede generar cambios en la Circulación General Atmósférica, favoreciendo patrones de tiempo anómalos. En este caso pueden entrar en juego longitudes de onda de la radiación solar que son energéticamente poco importantes, como la Ultravioleta. 

   En cualquier caso parece haber suficientes coincidencias entre los distintos períodos climáticos históricos y la actividad solar para merecer estudios más amplios. 
 

2 comentarios:

  1. Hola.

    Me parece muy interesante este otro estudio que coincide con el publicado hace 10 años en 2004 ,la diferencia es que en este el intervalo de tiempo estudiado fué menos de la mitad concretamente de los ultimos 1150 años
    http://www.infoastro.com/200407/12actividad-solar.html

    Esperemos que los medios de comunicación se dignen en dar a conocer,de momento no veo que lo hagan, que el actual ciclo solar 24 es el sexto más debil(con un SSN de 77'3 por encima de valores mas bajos de los ciclos 5/6/7/12 y 14
    http://en.m.wikipedia.org/wiki/List_of_solar_cycles)
    desde que el SIDC tiene registros desde 1749,segun la NASA ya es el más debil desde hace mas de cien años a principios del siglo XX.

    Saludos.

    Juan Sebastián Llanos Rico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cualquier caso la actual baja actividad solar que puede continuar los próximos años será un "experimento" en tiempo real que podrá aclarar muchas cosas sobre la posible influencia en el clima de la Tierra

      Un saludo y gracias por tu aclaración

      Eliminar