Translate

sábado, 1 de marzo de 2014

LLUVIAS EN EL SAHARA

 
 Gran parte del actual Sahara no era un desierto hace unos pocos miles de años

   Tras el largo último período glaciar, que perduró con distinta intensidad durante 100.000 años, la Tierra entró con rapidez hace unos 12 o 13 mil años en la actual etapa interglaciar (Holoceno), con condiciones atmosféricas mucho más favorable para el desenvolvimiento de la especie humana.
 
   Pese a que el período interglaciar sea climáticamente más estable que las eras glaciares, condición que puede ser común a todos los demás interglaciares anteriores, no ha estado exento de oscilaciones más o menos pronunciadas y que han dado lugar a dudas en cuanto a interpretar y diferenciar la eventual influencia humana de la variabilidad natural del clima.

   Hace unos 10.000 años, el clima planetario entró en una fase cálida y húmeda (llamado Hypsithermal) que perduró en su máximo hasta hace 6.000. Como ejemplo, la banquisa del Ártico en verano ocupaba entonces una superficie que era el 50% de la actual (Miller, 2001).


Nadadores en pleno Sahara...hace unos miles de años



La interpretación climática de esta situación se basa en una mayor insolación veraniega (hasta un 8%) superior, que tendría un efecto directo y otro indirecto con cambios en la Circulación general, cambiando los patrones también de la precipitación.

En la zona sahariana, donde las lluvias, donde las hay, son de origen monzónico (lluvias de verano) la teoría mas aceptada consiste en un corrimiento hacia el norte de las lluvias debido a la acción directa de la insolación que favorece la circulación monzónica. No obstante hay otras teorías que sostienen que la insolación sería hoy en día suficiente para que ocurriera lo mismo y que haría falta cambios más drásticos de la Circulación, explicables de una forma mucho más compleja.








 

                           
 
El mecanismo consiste, en forma esquemática, en que a mayor insolación, mayor calor y consecuentemente descenso de la presión que atrae a las masas de aire más frescas cercanas al Océano (y consecuentemente más húmedas). Las lluvias en aquella época se adentraban mas hacia el interior. La mayor humedad retroalimentaba las nuevas lluvias reciclándose a través de la humedad. La parte sur del Sahara estaba salpicada de lagos, ríos con cursos estacionales y vegetación herbácea de sabana.
Todas las zonas climáticas se extendían hacia el norte: la selva ecuatorial, la sabana y el propio desierto que quedó reducido a la mínima expresión. El lago Chad, que se había secado en el momento álgido de la última glaciación, se rellenó alcanzando un volumen y extensión similar a la del Mar Caspio.



 

   Se discute, y es de gran interés por la información que pueda aportar con respecto a la teoría del cambio climático antropogénico, cuán distinto era el clima de esa época con respecto al del momento actual. En general se admite, a través de datos paleoclimáticos (ver figura de abajo), que durante la mayor parte del Holoceno la temperatura era superior a la actual. En el climáx del hypsitermal el nivel del mar también estaba claramente por encima del actual y los glaciares y baquisas de hielo eran bastante más reducidas.


  El cuadro final de las bandas climáticas de esa época queda como se ve en la figura de abajo, extraída del libro "Historia del clima de la Tierra" de Antón Uriarte.La zona desértica quedó constreñida en una banda muy estrecha entre el clima mediterráneo y el de sabana.
   La última cuestión sería plantearse si un hipotético calentamiento inducido (o natural) podría hacer retornar la era de la abundancia a lo que hoy es la zona desértica mas extensa del planeta.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario